Nueva York apunta a sede de la final de Champions en 2020

La UEFA valora seriamente celebrar su gran partido fuera del Viejo Continente. El Wanda Metropolitano, con serias opciones de acoger la de 2019

Queda aún algo lejos, pero apunten esta fecha, finales mayo de 2020. Será entonces cuando la final de la Champions podría jugarse por primera vez en su historia fuera del Viejo Continente. En concreto, Nueva York sería el destino elegido por la UEFA para un evento que marcaría un antes y un después de la historia de la competición.

El plan del máximo organismo del fútbol a nivel continental es la siguiente. En 2018, el estadio Olímpico de Kiev ya está confirmado como sede de la final. Dentro de dos años, en 2019, el Wanda Metropolitano (Madrid) o el estadio Olímpico de Bakú (Azerbaiyán), serán la sede de la final de la Champions. El próximo 20 de septiembre, la UEFA dará a conocer la ganadora, aunque todo apunta a que será el nuevo estadio del Atlético el que salga ganador. Y en 2020, la idea es cruzar el charco y disputar la final de Champions en el continente americano.

«Alexsander Ceferin es un presidente joven y moderno, que ha llegado a la UEFA con novedosas ideas y una de ellas es la de celebrar una final de Champions fuera de Europa. De ser así, Nueva York tiene muchas opciones de ser la sede elegida. Es una opción que llevamos tiempo valorando y que puede que se haga realidad en los próximos años», detallan fuentes oficiales de la UEFA.

Audiencia imparable

El interés por el fútbol en Norteamérica es un trasatlántico imparable. Solo hay que ver el interés, verano tras verano, que genera la International Champions Cup, el torneo rey de pretemporada. Eso lo sabe la UEFA y está dispuesto a explotarlo más pronto que tarde. El canal ESPN, en su versión en lengua castellana, es la poseedora de los derechos de la Champions para Estados Unidos y sus datos de audiencia crecen temporada tras temporada. De hecho, el clásico de hace dos semanas en Miami, emitido por este mismo canal de televisión, fue uno de los acontecimientos deportivos más vistos del año, con una audiencia de 200 millones de telespectadores, según fuentes de la cadena. Y eso que solo era un amistoso entre Real Madrid y Barcelona: «El partido tuvo un tratamiento similar a una Super Bowl», reconocieron responsables de la ESPN.

Una prueba más del fervor por el deporte rey al otro lado del Océano Atlántico. Un filón pasional y económico que la UEFA no piensa dejar escapar y que puede hacer que en 2020 la final de la Champions se dispute en la Gran Manzana.

Loading...