Inicio Actualidad Ona Carbonell: “Mi entrenadora es más dura que los jueces de ‘Masterchef'”

Ona Carbonell: “Mi entrenadora es más dura que los jueces de ‘Masterchef'”

La disciplina de Ona Carbonell ha llevado a la medallista olímpica y capitana del equipo español de natación sincronizada a coronarse triunfadora de ‘Masterchef celebrity 3’ en un duelo final en el que derrotó a Paz Vega con un menú muy vanguardista. Las “mil horas al día” que se pasó preparándose con los hermanos Roca para la competición culinaria han tenido sus frutos y le han valido para conseguir unos cuantos piropos de los jueces. “Aquí hay un nivel técnico apabullante”, le dijo Jordi Cruz cuando probó sus platos de la final.

Se la jugó en el duelo final con un menú con una gran cantidad de técnicas vanguardistas.
Sí, ahí saqué toda la artillería. No tenía nada que perder. El jurado siempre me decía que era muy prudente y tenía que arriesgar, así que me dije: “Vamos a hacer todas las técnicas del mundo”.

Quién diría que ganaría, teniendo en cuenta que dice que no sabía ni freír un huevo y le daba miedo incluso hervir el agua.
¡Si es que mis padres no lo entendían cuando me veían en la final! Antes me daba miedo todo en la cocina y nunca hacía nada. Tampoco tenía tiempo. Hasta que, como en el deporte, me puse a tope.

Ahora que habla de deporte… Es el segundo año que un deportista gana ‘Masterchef celebrity’, después de la victoria de Saúl Craviotto la pasada temporada. La disciplina deportiva tendrá algo que ver.
Los valores que transmite el deporte y con los que vas aprendiendo en tu carrera de deportista nos ayudaron tanto a Saúl como a mí. A nosotras, nuestra entrenadora nos dice unas 300 veces al día que no es suficiente, que hay que hacerlo mejor, así que creo que esto también me ha ayudado a ir encajando todas las cosas que tenía que mejorar e ir aprendiendo todo lo rápido que podía.

O sea, que su entrenadora es más dura que los jueces de ‘Masterchef’.
Yo creo que sí (ríe).

La disciplina de la natación sincronizada le ha ayudado en ‘Masterchef’, pero supongo que el concurso culinario también le ayudará a partir de ahora en su deporte.
Por supuesto. ‘Masterchef’ me ayudará mucho en mi carrera porque creo que todos los retos en la vida te preparan para superar otros en las facetas que sean. Y más estando delante de retos fuera de tu zona de confort y en un ámbito que no es el tuyo. Todos los momentos que hemos pasado en el concurso me han hecho más fuerte como persona, no solo como deportista. Y he aprendido muchísimo de mis compañeros: lo mejor que me ha pasado en el programa es poder haber estado con ellos. ¡Hasta he aprendido interpretación con Santiago [Segura] y Paz [Vega], que me hacían exámenes!

¿No le da rabia que la audiencia pueda recordar esta edición solo por los piques que ha habido entre los concursantes, sobre todo entre Antonia Dell’Atte y Carmen Lomana?
No, yo creo que al revés, ha habido buena relación. Incluso ayer estuvimos todos, menos tres que no pudieron venir, viendo el programa juntos.

¿Dónde vieron la final?
En casa de Macarena [Rey, la productora ejecutiva], con mis compañeros, mi pareja, la pareja de Boris, Alaska… Fue superemocionante porque lo habíamos vivido, pero no habíamos visto el programa.

Usted es siempre muy positiva, pero Antonia Dell’Atte también la atacó en la final. En la primera prueba de la noche, la acusó de no haberle dado la gelatina y la tachó de ambiciosa.
Es que es normal, la prueba de Eneko Atxa fue durísima. Son momentos de impotencia y en los que no tienes las cosas bajo control.

¿Pero usted se considera ambiciosa, como le decía Antonia?
Claro, la ambición es algo bueno. Mi primer objetivo era no salir la primera, y luego, cuando veía que me iba quedando, mis objetivos iban cambiando, hasta llegar a la final.

Tiene usted un gran autocontrol. Nunca ha entrado al trapo en las críticas del jurado ni con las puyas de los compañeros. Me lo dice siempre Santiago Segura. Es que estoy acostumbrada a entrenar muchas horas y bajo mucha presión, buscando la excelencia, intentando dar siempre más porque nunca es suficiente. Una de las cosas más maravillosas que te enseña el deporte es el trabajo en equipo y que uno solo no hace nada. Y en ‘Masterchef’ he intentado entenderlo de esa manera.

¿Cuál es la próxima meta, los JJOO de Tokio 2020?
Antes tengo el Mundial de Corea del 2019.

¿Y ya está de nuevo centrada en la natación sincronizada?
Del todo. Los fogones ya se acabaron hace un tiempo y ahora estoy entrenando un montón de horas cada día. A las siete de la mañana ya estoy en el agua.

¿Es tan buena en todo lo que se propone?
¡No! En todos los deportes fuera del agua parezco un pato mareado. Me quedan muchas cosas por aprender y otras no las aprenderé nunca, como cantar. ¡Que nunca me lleven a ‘OT’ porque no dejaría de llover en un año!