Inicio Actualidad Ona Carbonell, plata en solo técnico en el Mundial de natación

Ona Carbonell, plata en solo técnico en el Mundial de natación

Ona Carbonell, durante su actuación

Ona Carbonell se ha hecho en Gwangju (Corea del Sur) con su vigésimoprimera medalla en un Mundial. Con una puntuación de 92,5001, se alzó con la medalla de plata en la modalidad de solo técnico. Por delante quedó la rusa Svetlana Kolesnichenko, 95,0023 puntos, que acudía a la cita como defensora del título. La japonesa Yukiko Inui cerró el podio con 92,3084 unidades.

«Estoy muy contenta, 21 medallas mundiales, ni me lo creo. Después de un año de intentar cuidar mi cuerpo y mi mente, la verdad es que era un objetivo muy grande. Todo el mundo ha trabajado mucho, las rivales crecen cada vez más. Hay unos Juegos dentro de nada. Este año hemos focalizado mucho en el dúo y en el equipo porque son las rutinas olímpicas», ha explicado la española ya con la medalla colgada del cuello, por más que repitiese que no se lo creía.

Carbonell había logrado la clasificación con un registro de 91,8259, también por detrás de Kolesnichenko, 94,1126 en la fase previa.

La española, también capitana del equipo nacional de natación artística entrenado por Mayu Fujiki, repite así el éxito del Mundial de Budapest, en el que obtuvo una medalla de plata en solo técnico. Con esta medalla supera en la clasificación histórica española a Gemma Mengual, con quien estaba empatada a veinte medallas.

Su ejercicio, titulado ‘Mandela’, está basado en un discurso del histórico líder sudafricano sobre los valores del deporte realizado durante los premios Laureus. «Creo que Nelson Mandela, desde donde esté, me ha ayudado. Era un acierto intentar innovar, aunque fuera muy arriesgado. Ha sido una buena elección», valoró Carbonell.

El siguiente reto de Ona será acercarse al registro absoluto de Andrea Fuentes, que se colgó 36 medallas (16 en Mundiales, 4 olímpicas, 16 europeas) en toda su vida deportiva. Ahora Carbonell tiene 35: 21 en Mundiales, 2 olímpicas y 12 europeas y oportunidades en Gwangju de acercarse al nuevo reto.