Inicio Actualidad Ondas gravitacionales: el eco de cuatro eventos cósmicos alcanza la Tierra

Ondas gravitacionales: el eco de cuatro eventos cósmicos alcanza la Tierra

Hace millones de años, violentos eventos cósmicos alteraron la calma del universo. El eco de su impacto nos llega, ahora, en forma de ondas gravitacionales. La colaboración entre los observatorios astronómicos LIGO (Estados Unidos) y Virgo (Europa) ha dado lugar a cuatro nuevas detecciones de ondas gravitacionales, unas oscilaciones de la curvatura del espacio-tiempo que habían sido predichas por Albert Einstein en el 1916.

Las recién detectadas ondas gravitacionales provendrían de un total de 10 eventos cósmicos como es el caso de fusiones de agujeros negros binarios de masa estelar y una fusión de estrellas de neutrones. Estos nuevos eventos de ondas gravitaciones, anunciados este mismo lunes por las instituciones, han sido bautizados como GW170729, GW170809, GW170818 y GW170823, de acuerdo con las fechas en que se detectaron. Su presentación, además, coincide con la publicación del primer catálogo de eventos de ondas gravitacionales.

“El anuncio de cuatro fusiones adicionales de agujeros negros binarios nos aporta más información sobre la naturaleza de la población de estos sistemas binarios en el Universo y restringe mejor el ritmo de sucesos para este tipo de eventos”, explica Albert Lazzariniinvestigador de Caltech y director adjunto del Laboratorio LIGO. “La próxima campaña de observación, que comenzará en la primavera de 2019, debería conducir a la detección de muchos más candidatos de ondas gravitaciones” añade David H. Shoemaker, portavoz de la Colaboración Científica LIGO y científico investigador del Kavli Institute for Astrophysics and Space Research del MIT. “Es un momento increíblemente emocionante”, comenta.

Una nueva mirada sobre el universo

Del 2015 al 2016, durante la primera campaña de observación de LIGO, se detectaron ondas gravitacionales procedentes de tres fusiones de agujeros negros binarios. La segunda campaña de observación, del 2016 al 2017, condujo a la detección de una fusión de estrellas de neutrones binarias y siete fusiones adicionales de agujeros negros binarios, incluidos los cuatro nuevos eventos de ondas gravitacionales que se presentan ahora. 

El nuevo evento GW170729, detectado en la segunda campaña de observación el 29 de julio de 2017, es la fuente de ondas gravitacionales más masiva y distante jamás observada. Esta fusión, ocurrida hace aproximadamente 5 mil millones de años, se liberó una energía equivalente a casi cinco masas solares que acabó por convertirse en radiación gravitacional.

Agujeros negros binarios

Otro de los recién anunciados eventos, conocido como GW170818, fue detectado de manera conjunta por la red global formada por los observatorios LIGO y Virgo. Los expertos lo situan con gran precisión en el cielo siguiendo la posición de los agujeros negros binarios, ubicados a 2.500 millones de años luz de la Tierra. Este evento se identificó en el cielo con una precisión de 39 grados cuadrados. Eso lo convierte en la fuente de ondas gravitacionales mejor localizada después de la fusión de las estrellas de neutrones GW170817.

“Los resultados de las dos primeras campañas de observación demuestran las enormes capacidades de la red de detectores de ondas gravitacionales para hacer ciencia”, argumenta Viviana Fafone, coordinadora de INFN para la Colaboración Virgo. “Este catálogo marca la transición desde las primeras detecciones pioneras hasta la explotación sistemática de las fuentes de ondas gravitacionales para la ciencia”, añade Benoit Mours, coordinador del CNRS para la Colaboración Virgo.