Inicio Actualidad Otro «caso aislado»: Al menos tres personas muertas, entre ellas una mujer...

Otro «caso aislado»: Al menos tres personas muertas, entre ellas una mujer degollada, y varios heridos en un ataque terrorista dentro de la iglesia de Notre Dame de Niza

No pasa ni un mes sin que se produzca un ataque asesino al grito de ‘Alá Akbar’ en suelo francés. Pero ¿cuál es el sentido de combatir los efectos del yihadismo si no se abordan los orígenes de esta ideología de la muerte? Sin embargo, en ese frente, la negación sigue compitiendo con la ingenuidad. Nada ha cambiado en los últimos cinco años. Al contrario.

En nombre de la diversidad, la no discriminación y los derechos humanos, Francia ha aceptado una serie de ataques a su cultura e historia… Los yihadistas son un tema candente. Continúan la lucha que, incluso sin armas, tiene todo el atractivo de una guerra de civilizaciones. ¿Es el famoso «espíritu de Charlie», que algunas personas creyeron que había surgido tras los atentados de enero de 2015, una mera ilusión?

Se cree que hay 12.000 islamistas radicales en la lista de vigilancia terrorista de Francia, sin embargo, se cree que sólo una docena está bajo vigilancia las 24 horas.

El 7 de enero de 2015, los dibujantes y periodistas Cabu, Charb, Honoré, Tignous y Wolinski, la psicoanalista Elsa Cayat, el economista Bernard Maris y el policía Franck Brinsolaron cayeron bajo las balas de los hermanos yihadistas Chérif y Saíd Kuachi. El número especial de Charlie Hebdo por el aniversario en 2020 conmemoró la masacre y criticó a los «nuevos gurús del pensamiento monolítico» que están intentando imponer la censura políticamente correcta.

El estallido de indignación de los ciudadanos franceses, reunidos en París para celebrar una multitudinaria manifestación el 11 de enero de 2015, no fue suficiente para despertar el espíritu de resistencia de los líderes y élites franceses contra el islamismo y sus colaboradores. «Se subestima enormemente la gravedad de la realidad política islamista en Francia», dice el abogado Thibault de Montbrial, presidente del Centro de Estudios de Seguridad Interna de Francia.

En un país que solía defender la libertad de expresión, la autocensura va al alza. «Para los humoristas de Francia, siempre es fácil hacer bromas con el papa y los católicos, siempre es fácil hacer bromas con los judíos, siempre es fácil hacer bromas con los protestantes», confiesa Patrick Pelloux, veterano columnista de Charlie Hebdo. Pero con el islam no es fácil. «Sentimos que esta religión da miedo. La palabra ‘islam’ da miedo y, en esa parte, los terroristas han ganado». La sumisión está ganando.

Mientras que las cárceles francesas se han convertido en un caldo de cultivo para los yihadistas, la islamización de los suburbios de las ciudades, las banlieues, avanza a toda velocidad.

Al menos tres muertos y varios heridos en un atentado dentro de la iglesia de Notre Dame de Niza

Nuevo ataque terrorista yihadista en Francia. Al menos tres personas han muerto, una de ellas degollada, y varias más han resultado heridas por un ataque con cuchillo perpetrado en una iglesia de la ciudad francesa de Niza, en el sureste del país, según las autoridades locales, que han confirmado la detención del presunto agresor.

El ataque ha tenido lugar en torno a las 9:00 horas en el interior de la iglesia de Notre Dame de Niza y se ha saldado con la muerte de tres personas, según el alcalde, Christian Estrosi, que ha confirmado que dos de estas víctimas han perdido la vida dentro de la basílica.

También ha resultado herido el supuesto autor de los apuñalamientos, un hombre de 30 años, que ha sido evacuado a un hospital tras su arresto, según fuentes policiales citadas por la cadena BFMTV. El sospechoso fue tiroteado por los primeros agentes que llegaron al lugar, según el diario ‘Le Monde’.

Dos de las víctimas son un hombre y una mujer que fueron asesinados dentro de la basílica. La tercera víctima, gravemente herida, logró huir a un bar vecino, pero murió poco después, indicaron a la AFP fuentes policiales.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, ha convocado una reunión de urgencia y ha instado a la ciudadanía a evitar la zona. La Fiscalía antiterrorista francesa abrió una investigación tras el ataque de este jueves por «asesinato e intento de asesinato vinculado a una empresa terrorista» y «conspiración criminal terrorista». Todas las iglesias de Niza han quedado bajo vigilancia por el temor a que puedan producirse nuevos ataques.

Para Estrosi, «no hay ninguna duda» del significado de este ataque, que ha atribuido al «islamofascismo». Según ha explicado ante los medios, el detenido «no dejaba de repetir ‘Allahu akbar’ (Alá es el más grande) cuando estaba siendo atendido por los médicos» en el lugar de los hechos.

El alcalde se ha desplazado al lugar del ataque y también está previsto que Darmanin y el presidente galo, Emmanuel Macron, viajen a Niza a lo largo del día. La noticia ha coincidido con un pleno de la Asamblea Nacional en el que el primer ministro, Jean Castex, detallaba las nuevas restricciones para hacer frente a la pandemia de coronavirus y todos los diputados han guardado un minuto de silencio.

«Una vez más, en las circunstancias tan difíciles que atraviesa nuestro país, no pudo más que llamar a la unidad y la cohesión de los representantes nacionales», ha dicho Castex, que abandonado de forma precipitada la sede parlamentaria para dirigirse al Ministerio del Interior, a donde también se ha desplazado Macron.

Detonaciones controladas

El alcalde de Niza ha aplaudido la rápida intervención de las fuerzas de seguridad, que han desplegado en la zona un equipo de artificieros. La Policía Nacional ha confirmado en Twitter que ha realizado varias explosiones controladas, en un intento por llamar a la calma de la población: «La situación está bajo control».

Testimonios

Daniel Conilh, un camarero de una cafetería cercana, contó a la AFP los minutos posteriores al ataque.  «Yo estaba allí, estaba sirviendo», dijo este camarero del Grand Café de Lyon, situado a cincuenta metros de la basílica donde tuvo lugar el ataque.

«Todos salimos corriendo, hubo disparos. Una señora vino directamente de la iglesia y nos dijo ‘corran, corran hay alguien que atacó (con un cuchillo), va a haber disparos, hay gente muerta’», continuó Daniel Conilh. «Alrededor de las 9H10 un montón de coches, incluyendo los de la brigada de bomberos cuadraron el área, oímos muchos disparos», agregó.

El contexto social y político

Francia ha sido objeto de críticas en estos últimos días por parte del mundo musulmán a raíz de la cruzada lanzada por el presidente, Emmanuel Macron, contra el «separatismo islámico». Líderes internacionales como el mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, han acusado a Macron de xenofobia y de ser «hostil» con el islam.

El último ataque terrorista en Francia se produjo el 16 de octubre, cuando el profesor Samuel Paty fue decapitado a las afueras de París después de mostrar unas caricaturas de Mahoma en una clase sobre libertad de expresión. A raíz de este atentado, las autoridades han endurecido la vigilancia de organizaciones islamistas.

Niza ya fue escenario de un atentado el 14 de julio de 2016, cuando en plena fiesta nacional un terrorista embistió con su camión a los cientos de personas que se agolpaban en el Paseo de los Ingleses. Más de 80 personas perdieron la vida entonce

Primeras reacciones

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, dijo este jueves sentirse «profundamente conmocionado» por el ataque en Niza, y formuló un llamado a la unidad «contra la violencia y quienes incitan y propagan el odio». En un mensaje en Twitter, Sassoli apuntó que «el dolor es sentido por todos nosotros en Europa». La fiscalía antiterrorista francesa ya abrió una investigación sobre lo ocurrido.

Por otro lado, la Conferencia de Obispos de Francia (CEF) describió como «incalificable» el ataque y dijo que «los cristianos no deben convertirse en un símbolo a destruir». «Estamos conmovidos, muy afectados y en una especie de asombro frente a este tipo de acto indescriptible», dijo a la AFP el portavoz de la CEF, el padre Hugues de Woillemont. «Es urgente luchar contra esta gangrena que es el terrorismo, así como es urgente poner en marcha una fraternidad concreta en nuestro país», añadió.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha transmitido su «afecto y solidaridad» con las víctimas del atentado. «Seguiremos defendiendo la libertad, nuestros valores democráticos, la paz y seguridad de nuestra ciudadanía. Unidos frente al terror y el odio», ha dicho el jefe del Ejecutivo en un mensaje en español y en francés.

El mismo mensaje de unidad «frente al terror y al odio» ha dirigido la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, que ha transmitido su solidaridad a todo el pueblo francés.