Inicio Actualidad Page dice que las instituciones democráticas catalanas “atacan” la convivencia

Page dice que las instituciones democráticas catalanas “atacan” la convivencia

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha criticado hoy que las propias instituciones constitucionales y democráticas catalanas sean las que “socaven y ataquen” la convivencia, algo que está “contagiando” y “contaminando”, ha agregado, a la sociedad catalana.

García-Page ha inaugurado en Toledo la XXXVIII edición de la Feria de Artesanía de Castilla-La Mancha (Farcama) y ha señalado que la artesanía es de los sectores que, precisamente, ha salido “ganando” con las autonomías, un “ejemplo del recorrido autonómico” ha concretado.

Aludiendo a Cataluña, ha explicado que es “totalmente legítimo” que cada uno defienda lo que piensa, pero ha dejado claro que “una cosa” es que haya partidos políticos independentistas “que defienden el egoísmo” y otra que “sean las propias instituciones constitucionales democráticas las que socaven, las que ataquen, las que minen nuestra forma de convivencia”.

A su juicio, esto es “lo que no se puede hacer” y lo que está llevando a “contagiar y contaminar” a una parte “que necesitamos como motor económico”, la comunidad autónoma de Cataluña.

Ha definido a la sociedad catalana como “un pueblo emprendedor, un pueblo determinante” en el conjunto de España, y también ha admitido que le produce “no digo pena, sino tristeza” que la parte “más moderna y más avanzada” del país, que “siempre” ha sido Cataluña, tenga unos gobernantes “que están todo el día mirándose a ver lo que son” en vez de trabajar por los ciudadanos.

En este sentido, ha apuntado que es “la primera vez” en que Cataluña “en vez de ir por delante en datos económicos, va por detrás”, y ha apuntado que no se alegra de ello ni siquiera por el hecho de que algunas empresas catalanas vayan a trasladarse a Castilla-La Mancha, una en concreto a Toledo, ha anunciado.

García-Page ha señalado que no se alegra de esta situación “porque, al final, el problema que se suscita en Cataluña contagia y contamina a todos” y les lleva a la “enorme paradoja y contradicción” de defender “lo indefendible”.