Inicio Actualidad Países Bajos recurre a las pistolas para disuadir a los antivacunas: dos...

Países Bajos recurre a las pistolas para disuadir a los antivacunas: dos heridos de bala en las protestas en Róterdam contra la dictadura pandémica

Observen atentamente y deduzcan por ustedes mismos. Austria decretó el confinamiento de los no vacunados. Una semana después ordenó el confinamiento general y la vacunación forzosa. Se trataba de un cambio de criterio evidente. ¿Y por qué? Quizás porque alguien advirtió: “ojo, que si pasamos tres semanas con los no vacunados encerrados y los vacunados libres y siguen subiendo los casos, nos quedamos sin excusas”

Al menos dos personas resultaron heridas por disparos de bala y 51 fueron arrestadas durante los fuertes disturbios registrados la pasada noche en la ciudad neerlandesa de Róterdam, donde se convocó una protesta en redes sociales contra las restricciones aplicadas por el Gobierno para frenar la pandemia.

La Policía de Róterdam ha informado que al menos 51 personas han sido arrestadas durante los fuertes disturbios en el centro de Róterdam, aproximadamente la mitad de ellos menores de edad y que habían llegado a la ciudad desde diferentes partes de Países Bajos. El término usado por la Policía para referirse a los participantes en los disturbios es “agitadores” o “amotinados”, y no “manifestantes”.

“Dos agitadores resultaron heridos al ser alcanzados por una bala. Todavía están en el hospital. El Departamento Nacional de Investigación Criminal siempre investiga cuando la policía dispara y también está investigando si esas heridas fueron causadas por balas de la policía”, añade.

Añadió que todavía no se ha identificado a todos los sospechosos de participar en los “disturbios”, pero que ha recibido ya imágenes que pueden ayudar con las identificaciones, e instó a compartir cualquier foto o vídeo con los investigadores.

La protesta contra las restricciones, convocada la noche del sábado en redes sociales, desembocó en fuertes choques entre los participantes, especialmente jóvenes procedentes de todo el país, y los agentes de la policía, que requirieron la ayuda de los antidisturbios para dispersar la manifestación.

La Policía reconoció que había realizado disparos de advertencia para dispersar a los grupos de amotinados, aunque el científico policial Jaap Timmer aseguró este sábado a la prensa local que rara vez los agentes abren fuego durante los disturbios, algo que se produce “una vez cada diez o quince años”, por lo que señaló que la situación debió ser muy complicada.

El ministro de Justicia y Seguridad, Ferdinand Grapperhaus, calificó los disturbios y la violencia registrada la pasada noche en Róterdam como “repulsiva de ver” y subrayó: “La manifestación es un gran derecho de la sociedad, pero lo que vimos anoche es simplemente un comportamiento criminal que nada tiene que ver con protestar”.

Había varias manifestaciones convocadas este sábado contra las restricciones y los planes del Gobierno de excluir a los no vacunados del pase covid, pero algunas fueron canceladas debido a los disturbios de anoche, especialmente la protesta principal en Ámsterdam.

A pesar de la cancelación, cientos de manifestantes han marchado por el centro de la capital contra las restricciones, muchos con un paraguas o una prenda de color amarillo, aunque de momento la protesta está siendo pacífica y no se han registrado choques.

En la actualidad, Países Bajos aplica lo que llama “confinamiento limitado”, por el que exige la distancia interpersonal de 1,5 metros en el espacio público, el uso de mascarillas en interiores de acceso al público y el pase covid en la restauración, los eventos musicales y culturales, gimnasios y piscinas, entre otros.

Sin embargo, el alto número de contagios está presionando al Ejecutivo a tomar nuevas medidas, y planea, si obtiene apoyo parlamentario, excluir del pase covid a los no vacunados aunque den negativo en un test, lo que deja fuera a en torno a 1,8 millones de ciudadanos que no planean vacunarse por escepticismo hacia las vacunas o razones religiosas, entre otros motivos. Un 82,7% de la población mayor de 12 años tiene ya la pauta completa y un 86,4% tiene al menos una dosis.

Comparte este artículo

Publicidad