Inicio Actualidad Pedro Sánchez, dispuesto a rediseñar el impuesto a las eléctricas para «favorecer»...

Pedro Sánchez, dispuesto a rediseñar el impuesto a las eléctricas para «favorecer» la transición energética

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anticipado este jueves que estudia eliminar o reformar el impuesto extraordinario a las compañías eléctricas, para estimular las inversiones dirigidas a la transición energética.

En una entrevista en el programa Espejo Público de Antena 3, Sánchez ha explicado que el precio de la energía «continúa alto, pero se está reduciendo, gracias también a la política energética europea liderada por España».

Por tanto, ha dicho, el Gobierno ya se está planteando el «rediseño» del impuesto a las eléctricas, porque «hay proyectos industriales que necesitan una política energética que estimule la inversión». «Estamos en fase de rediseño para ver cómo podemos incentivar esas inversiones», ha indicado.

[Teresa Ribera baraja eliminar el ‘impuestazo’ a los beneficios de las empresas energéticas]

Pedro Sánchez se ha pronunciado así al ser preguntado por las declaraciones que la ministra Teresa Ribera realizó el martes en la Cumbre del Clima en Dubái (COP28): «Es importante determinar si siguen existiendo o no esos beneficios extraordinarios que intentaban ser identificados en esa figura. La fiscalidad habitual se puede corregir, modular», admitió la ministra de Transición Ecológica.

En las últimas semanas, grandes corporaciones como Repsol habían advertido de que se plantean trasladar a otros países las inversiones que tienen previstas, debido a la falta de seguridad jurídica que existe en España. 

[Brufau avisa: sin estabilidad fiscal Repsol se llevará 1.500 millones en inversiones a Portugal o Francia]

En todo caso, Sánchez ha considerado que «en toda crisis hay sectores que se benefician«, y ha puesto como ejemplo de ello «los beneficios caídos del cielo, por no hacer nada», que registran las compañías eléctricas.

También se ha referido al sector financiero, después de que la crisis inmobiliaria de 2008 obligara a crear el banco malo, la Sareb, para acumular los activos tóxicos afectados por créditos de dudosa recuperación. «Pagamos 50.000 millones a la banca para rescatarla, y luego obtuvo pingües beneficios«, ha dicho.

El presidente ha dado por hecho que mañana viernes se confirmará el nombramiento de Nadia Calviño como presidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), gracias a los apoyos internacionales que ha recabado, y ha dejado la puerta abierta a nombrar como nuevo ministro de Economía a un experto ajeno al Gobierno.

La marcha de Calviño, ha dicho Sánchez, «va a ser una enorme pérdida para mí en lo político, porque es muy importante tener a mujeres en carteras tan importantes, pero va a ser una buena noticia para España».

[Nadia Calviño, más cerca de dejar el Gobierno camino del Banco Europeo de Inversiones]

No ha querido revelar el nombre del nuevo ministro que la sustituirá, pero ha dicho al respecto que «tenemos potentes economistas, tanto fuera como dentro del Gobierno«. Hasta ahora se daba por hecho que asumiría esta cartera el actual titular de Transformación Digital, José Luis Escrivá.

Pedro Sánchez ha pasado de puntillas por las preguntas planteadas sobre la ruptura de Sumar, después de que Podemos decidiera el miércoles pasar al Grupo Mixto para tener más autonomía y visibilidad.

Al respecto, se ha limitado a indicar que el Gobierno tendrá que esforzarse más en negociar con sus socios, pero ha dejado entrever que no prevé mayores dificultades porque Podemos es «una formación progresista».

Sánchez ha eludido aclarar si se siente ahora más cómodo con ministros de Sumar, que con los de Podemos en la pasada legislatura. «Hace cuatro años, y también en el primer Consejo de Ministros hace dos semanas», ha relatado, «les dije: en esta mesa somos ministros de España, no de un partido político«.

[Los apuros de Sánchez ante la pregunta: ¿Macron negociaría en Ginebra con los separatistas corsos?]

Y luego ha reflexionado: tras las elecciones del 23-J, ha logrado formar un nuevo «Gobierno de coalición progresista para consolidar los avances, y hemos evitado que haya un Gobierno reaccionario, que estarían derogando medidas como la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) o la ley de paridad».

A preguntas de la periodista Susanna Griso, Pedro Sánchez ha hecho una encendida defensa de la ley de amnistía que tramita el Congreso, y se ha mostrado convencido de que también el PP de Feijóo la apoyaría si no dependiera de los votos de Vox.

Por otro lado, Pedro Sánchez ha asegurado este jueves que «el origen del conflicto catalán» que pretende resolver con la ley de amnistía se halla en «la utilización de la cuestión territorial por parte de la derecha política, mediática y económica«.

Pedro Sánchez ha reiterado su compromiso de convertir el desarrollo de vivienda pública en el «quinto pilar del estado de bienestar», durante la nueva legislatura, y ha puesto como ejemplo de ello la Operación Campamento de Madrid. Durante la campaña electoral del 23-J, Sánchez prometió en distintos actos la construcción de 244.000 viviendas destinadas al alquiler asequible.

Tras la entrada en vigor de la Ley de Vivienda impulsada por Podemos, ha recordado Susanna Griso, se ha disparado el precio de los alquileres. «Llevamos pocas semanas» desde su aplicación, ha alegado el presidente, «son políticas que necesitan tiempo para revertir una tendencia de años».

En este sentido, ha recordado que con la Ley de Vivienda «el 60% de todos los desarrollos urbanísticos» se destinarán a vivienda pública. Y el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ya ha puesto en marcha una línea de avales para los jóvenes que «pueden pagar una hipoteca, pero no el aval o la entrada».