Inicio Actualidad «Pedro Sánchez ha entregado España a los independentistas»

«Pedro Sánchez ha entregado España a los independentistas»

El presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, aseguró ayer que «el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha entregado España a los independentistas y el del Consell, Ximo Puig, ha entregado la Comunidad Valenciana a los nacionalistas catalanes». Así lo manifestó en el programa «La Brújula», de Onda Cero, con Juan Ramón Lucas, a quien mostró su preocupación por la deriva «nacionalista y extremista» que está adoptando la política valenciana con el tripartito formado por PSPV-PSOE, Compromís y Podemos.

Según Sánchez, Ximo Puig –presidente de la Generalitat Valenciana- y Mónica Oltra –vicepresidenta del Consell– «han iniciado un proceso de catalanización que contempla ejes estratégicos usados por el separatismo catalán durante las dos últimas décadas». Una hoja de ruta que, según el responsable provincial, se perfila mediante «el adoctrinamiento educativo, la manipulación de los medios de comunicación públicos, el requisito lingüístico, el intento de eliminar el español de las aulas o la transformación de la organización territorial mediante la eliminación de las provincias».

Además, el presidente hizo hincapié en otras acciones del gobierno valenciano que siguen esta estrategia como la agencia tributaria autonómica «al estilo catalán» o el fomento y la promoción de colectivos que defienden la identidad y el separatismo catalán, con subvenciones a dichas organizaciones que superan el millón de euros.

«Mientras la Generalitat Valenciana inyecta estas cantidades a entidades que fomentan el independentismo, aquí aumentan los barracones en los colegios, siguen los recortes en Sanidad y las listas de espera son interminables», concretó Sánchez, que insistió en la necesidad de «hacer un llamamiento a la sociedad para frenar el movimiento nacionalista en la Comunitat o en pocos años se habrá contagiado a nuestra tierra el proceso independentista catalán y el odio, la violencia y la división social que genera formará parte de nuestras vidas». Continuó afirmando que «no solo se trata de combatir el nacionalismo. Vamos a salir a las calles a convencer a la gente de que el nacionalismo no es un buen camino».

Tal y como concretó la máxima autoridad provincial, «el nacionalismo siempre intenta penetrar en la sociedad con guante blanco, pero esconde intolerancia a quien piensa distinto, construye un relato que aísla a la sociedad del pluralismo, manipula la historia y lamina la democracia y las libertades».

Con respecto a las próximas elecciones en la Comunitat Valenciana, el presidente concretó que «los votantes elegirán tener una comunidad en España o una comunidad en els Països Catalans. Esa es la batalla que libraremos».

Asimismo, ante la posibilidad de un adelanto electoral en la Comunitat, afirmó que «poner en marcha la maquinaria electoral supondría un coste de unos 20 millones, un dinero necesario para nuestra sanidad o nuestra educación».

A lo largo de su entrevista, César Sánchez apostilló que este meticuloso plan tiene como uno de sus ejes fundamentales el requisito lingüístico, una medida «impopular que levanta muros entre los castellanos y los valenciano hablantes, creando ciudadanos de primera y de segunda, ya que a los españoles que no sepan nuestra lengua no se les permite acceder a la Función Pública Valenciana».