Pedro Sánchez se impone a Díaz en el PSOE

Pedro Sánchez ha ganado las primarias del PSOE y será el futuro líder del partido. Con casi el 100% de los votos escrutados, Sánchez ha obtenido más del 50% de los sufragios, frente al poco menos del 40% de Susana Díaz y casi el 10% de Patxi López, según los resultados confirmados por el portavoz de la comisión gestora, Mario Jiménez.

Sánchez ha demostrado desde el principio que su victoria supondrá un giro en el partido que puede tener además consecuencias en el conjunto de la política española. En su primer discurso como ganador, el nuevo secretario general ha prometido “unir” el PSOE y también luchar “contra la corrupción” del PP. Muchos seguidores del candidato se han agolpado frente a la sede de la calle Ferraz de Madrid para arropar al ganador con gritos de “sí es sí” y “Pedro, Pedro”.

Primeros compromisos

Sánchez promete unir el partido y “luchar contra corrupción” del PP

Con casi un 80% de participación, la victoria del candidato que vuelve a la Secretaría General ha sido inapelable: Díaz solo ha ganado en Andalucía y Aragón, mientras que Sánchez se ha impuesto en el resto de las comunidades y, en algunas, como Catalunya, ha arrasado.

Díaz, que ha obtenido menos votos que avales logró hace solo 15 días, ha llamado primero a Sánchez para felicitarle y posteriormente, en declaraciones a los medios, se ha puesto a disposición del partido y ha evitado citar el nombre del ganador.

También le ha felicitado Patxi López, que además ha lanzado un mensaje de unidad para el partido: “Felicidades Pedro Sánchez. La militancia ha hablado, ahora nos toca a todos/as trabajar por reconstruir el PSOE”, ha escrito en su perfil de Twitter. En su discurso posterior, López ha insistido en la necesidad de recoser el partido en la nueva etapa: “Todos juntos con él a la cabeza tenemos que recuperar el PSOE”.

La victoria de Sánchez ya se ha cobrado una primera víctima: el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, ha presentado la dimisión de su cargo al presidente de la gestora, Javier Fernández.

Simpatizantes del candidato a la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez, a las puertas de la sede socialista de Ferraz Simpatizantes del candidato a la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez, a las puertas de la sede socialista de Ferraz (Luca Piergiovanni / EFE)
Las consecuencias en la legislatura

A partir de esta noche, con la victoria de Sánchez comienza una nueva andadura del PSOE, que en los últimos tiempos ha vivido la peor crisis de su historia. El 1 de octubre del año pasado, el aparato del partido forzó la dimisión de Sánchez, que entonces era su líder, puso una gestora al frente y permitió con su abstención la investidura de Mariano Rajoy.

La gestora, afín a Díaz, decidió retrasar las primarias convencida de que el tiempo jugaba en contra de Sánchez. Pero el ex primer secretario dedicó estos meses a rearmarse, resurgió de sus cenizas como el ave Fénix y ha demostrado que tiene posibilidades de recuperar el cargo, tanto por los numerosos avales que consiguió como por la afluencia de público a sus mítines de las últimas semanas.

Con el triunfo de Sánchez, las cosas se pueden complicar en el PSOE y también en la política española. La renovación del PSOE se concretará en el congreso que el partido tiene previsto celebrar a mediados de junio. Un congreso que puede resultar más que movido si Sánchez está al frente de un partido dominado por un aparato que nunca le quiso. ¿Conseguirá un renacido Sánchez imponer su programa y a su equipo? ¿Qué ocurrirá en los congresos regionales que se celebrarán posterioridad? ¿Alumbrará la llegada de Sánchez el nombramiento de nuevas baronías?

Fotografía conjunta de los candidatos a la secretaría del PSOE Fotografía conjunta de los candidatos a la secretaría del PSOE (Javier Lizón / EFE)

¿Y qué pasará con Díaz? La presidenta andaluza conserva el único gran feudo que les queda a los socialistas pero su derrota en estas primarias la debilita. Sánchez prometió durante toda la campaña que no habrá represalias, que el lunes volverá la unidad al PSOE y que no dirigirá el partido armados de rencor. Pero del dicho al hecho hay un trecho y la presidencia de Díaz en la Junta puede verse entorpecida por los designios del nuevo Ferraz.

Una victoria de Sánchez implica también cambios en el grupo parlamentario. El portavoz, Antonio Hernando, puede tener los días contados. Y la política que ha venido realizando el grupo socialista en la Cámara baja, también. Sánchez fue despojado del liderazgo por su famoso “no es no” a Rajoy. Ahora, podría volver por sus fueros y tratar de desalojar al presidente popular de la Moncloa a través de una moción de censura pactada con Podemos y los grupos nacionalistas.

Además, la militancia ha puesto en entredicho el aparato del partido ya que los ex presidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, el ex secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba, José Bono y otros pesos pesados del PSOE habían hecho campaña por Díaz con la vista puesta en que no se destruya su partido de toda la vida.

Loading...