Inicio Actualidad Pelea con machetes a plena luz del día en Lavapiés (Madrid)

Pelea con machetes a plena luz del día en Lavapiés (Madrid)

Domingo por la tarde, a plena luz del día, los vecinos de Lavapiés fueron testigos, una vez más, de una salvaje pelea en sus calles. A media tarde, un grupo de chicos se concentraron en el parque del Casino de la Reina, justo en la plazueleta que hay en la confluencia de la calle de Embajadores con la de Casino. Uno de ellos, tras una discusión, empuñó un machete de grandes dimensiones con el que empezó a amenazar a otro, armado con una muleta que arrebató a un chico del grupo. Entre gritos en árabe, insultos y golpes de cristales trataron de agredirse, ajenos a las miradas de los viandantes.

La trifulca cada vez fue a más. Los vecinos llegaron a contar a una docena de chavales implicados. Algunos aseguran que se tratan de menores extranjeros no acompañados (MENAS), muy problemáticos, que cada vez se dejan ver más tiempo por el barrio. Un bando contra otro, los amigos del joven del machete intentaron tranquilizarlo y apartarlo del grupo. Nadie fue capaz de meterse en la pelea. Los del otro bando, continuaron defendiéndose con las muletas e incluso con sillas que cogieron de una terraza cercana, de donde se levantaron las personas hasta dejar el bar completamente vacío por miedo. El mismo temor sintieron los que estaban en el parque. Detrás de las vallas del recinto, contemplaron lo que sucedía a escasos metros sin poder impedirlo ni entrar ni salir del lugar.

Los vecinos que han difundido el vído no están sorprendidos, sino acostumbrados. Piden soluciones urgentes a la falta de seguridad que hay en el barrio.

El parque del Casino, justo al lado de la Tabacalera y la estación de Metro de Embajadores, está abierto 24 horas y es habitual ver a estos jóvenes rondando por la zona. Las peleas son constantes. Dentro del recinto hay un centro cultural donde se organizan actividades, que cada vez está mas en desuso. Concebido para acoger festividades de diversas culturas, se ha convertido en el refugio de las peleas y la inseguridad.