Pintadas contra las víctimas

11

El frontón de la plaza de los Tilos de Hernani (Guipúzcoa), la misma por la que pasan los personajes de «Patria» de Fernando Aramburu, apareció el sábado lleno de pintadas humillantes contra las víctimas y en favor de la banda terrorista ETA.

Insultan a Maite Pagazaurtundua y a Consuelo Ordóñez, a las que en euskera las dicen «izorraitz» –jodeos– y un machista y soez insulto: «A comer porras y pollas». «Las pintadas incluyen insultos profundamente machistas contra Maite y contra mí», destaca la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, «y eso a pesar de que ETA incluyó en su comunicado final una referencia a la Euskal Herria no patriarcal… Se ve que era tal novedad que aún no ha calado entre sus fieles», destaca.

Otra de las pintadas se la dedican al PSE, donde cada letra «O» es una diana y le piden cuentas por el «caso Cabacas» en el que falleció un aficionado del Athletic de Bilbao a causa de un pelotazo de goma de la Ertzaintza en abril de 2012.

Ordóñez asegura que «las pintadas que han aparecido en Hernani no son la consecuencia, sino el síntoma de que el odio insuflado con éxito a una parte de la sociedad vasca durante décadas sigue vigente». Esas pintadas contra Pagaza, contra miembros del PSE y contra ella «me recuerda a los tiempos de la persecución que nos obligó a dejar el País Vasco. Muchos nos fuimos, pero no nos callamos, y eso los radicales no lo soportan». «Esto nos recuerda que ETA no ha sido derrotada social ni políticamente. Su proyecto político totalitario y excluyente sigue vivo y ese proyecto incluye el marcaje a quienes no nos plegamos».

Por su parte, la eurodiputada de UPyD, Maite Pagazaurtundua, a quien también mencionan esas pintadas destaca a LA RAZÓN que justo en ese frontón donde una pintada en el suelo ponía el sábado «gora ETA», jugaba ella de niña. «No se han atrevido a escribir esos mensajes antes pero en cuanto ha aparecido la disolución vuelven los “gora ETA” y hasta el “gracias ETA”», haciéndose pasar entonces por «buenistas». «No es un tema de relato sino de desradicalización tóxico». «Si esto pasa desapercibido irán ganando terreno». «Esto refleja el veneno que hay en esa sociedad y que además ha dejado secuelas. Las palabras sí importan».