Inicio Actualidad Podemos, a la desesperada en Andalucía: pide regalar 500 euros al mes...

Podemos, a la desesperada en Andalucía: pide regalar 500 euros al mes a agricultores que hagan entre «0 y 9 peonadas»

Podemos acaba de presentar en el Congreso de los Diputados su súper PER. Porque si con el PER clásico la izquierda ha perdido el control de Andalucía, han pensado que es hora de pasar a un subsidio descontrolado y sin exigencias. Un cheque electoral sin disimulos: subsidio puro a cambio de votos, a falta de dos días para las elecciones andaluzas. El pago exigido por Podemos supone 500 euros al mes de subsidio por hacer entre «0 y 9 peonadas».

El objetivo de Podemos, según asegura su documento, es acabar con la obligación de realizar un mínimo de 35 peonadas para poder cobrar lo que ya se conoce como el paro agrario. Es decir, implantar un pago contra el erario público pese a que el número de peonadas sea cero. Sin rodeos.

Según Podemos, así se evitaría el abuso y el tráfico de compraventa de peonadas. El pequeño problema es que se evitaría a cambio de regalar cheques de forma masiva. El plan de Podemos, de hecho, olvida un pequeño detalle: explicar con qué subida de impuestos se pagaría semejante paga agraria.

Podemos ha incluido su último regalo electoral, a falta de sólo dos días para votar en Andalucía, y por medio de una proposición de ley registrada por el Grupo Parlamentario de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común. Y, efectivamente, fija como único requisito para poder reclamar la paga el hecho de mantener una residencia previa en los territorios de Andalucía o Extremadura durante un periodo continuado de al menos tres años. Además, se exige haber trabajado en el campo al menos 30 días en un periodo superior a un año e inferior a dos años.

A partir de ahí, la paga es accesible sin exigencia de un número mínimo de peonadas.
Concretamente, se unifica la renta agraria y el subsidio agrario y se vuelve a la referencia del salario mínimo (SMI), con una cuantía básica del 50% del mismo para quienes justifiquen haber realizado entre cero y nueve jornadas, con una escala de incrementos por cada diez jornadas hasta alcanzar el 75% del SMI con 171 o más jornadas. El SMI son 1.000 euros al mes, así que el pago es fácil de calcular: 500 euros por cero peonadas.

Asimismo, Podemos exige recuperar la prestación del subsidio para mayores de 52 años, se obliga a darse de alta en la Seguridad Social antes de la prestación del trabajo y se refuerza la labor inspectora.

Podemos defiende en su texto que «mientras la producción agraria cambia, el marco de las relaciones laborales en el campo no lo ha hecho. Lejos de estabilizarse, asistimos, desde hace más de 20 años, a una constante precariedad, sin que se hayan introducido cambios que permitan mejorar las condiciones de vida y trabajo. El número de personas trabajadoras eventuales del campo, hoy asciende en torno a 750.000 personas aproximadamente, de las cuales, alrededor de 550.000, residen en sólo 2 de las 17 Comunidades Autónomas de España, concretamente, en Extremadura y Andalucía».

Según los morados, «quienes sufren con mayor crudeza las consecuencias de la destrucción del valor de los productos, la presión de las políticas de precios y de la irracional estructura de comercialización de la producción agroalimentaria, son precisamente quienes ocupan el Ilamado primer eslabón de la cadena alimentaria. Éstas son las empresas agrícolas de tamaño pequeño o mediano y las familiares y, especialmente, los agricultores y agricultoras y las personas trabajadoras por cuenta ajena». Por ello, Podemos se ha acordado, a falta de dos días para las elecciones andaluzas de la necesidad de una paga agraria a cambio de cero peonadas.

Podemos lo resume de la siguiente manera: «Esta Iey viene a replantear el modelo de la prestación procediéndose a un reforzamiento de su carácter asistencial como renta de inserción y a establecer nuevos criterios contributivos que se adapten a la realidad del trabajo en el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Ajena Agrarios (SETA), dotándolo de racionalidad y reformando el sistema por uno más moderno, en el que los elementos contributivos como la acreditación de peonadas no se tengan en cuenta para el acceso al derecho, sino únicamente para la inclusión inicial en el SETA a efectos de la prestación (30 jornadas en los últimos 24 meses), y para determinar su cuantía incentivando de este modo la realización de trabajos agrarios en condiciones de libertad, dignidad y transparencia».

Publicidad