Inicio Actualidad Podemos indigna a Exteriores al llevar ante la UE el referéndum sobre...

Podemos indigna a Exteriores al llevar ante la UE el referéndum sobre el Sáhara

Madrid, 18 de noviembre de 2020 (21:13 CET)

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, se suma al malestar de otros ministros con Pablo Iglesias.

La reivindicación del vicepresidente segundo del Gobierno de un referéndum para «la libre determinación» del Sáhara Occidental va totalmente en contra de la línea defendida hasta el momento por Exteriores. 

Los socios de Iglesias, Izquierda Unida, además, han llevado la causa saharaui ante la Unión Europea poniendo así en entredicho la postura del Gobierno en Europa y ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

La ‘hazaña’ ha sido la gota que ha colmado el vaso de la ministra Arancha González Laya desatando, según ha podido saber Economía Digital, un fuerte malestar en el Ministerio. 

Podemos reclama, en concreto, la «implicación firme» de las instituciones españolas en «la descolonización del Sáhara Occidental y el respeto de los derechos humanos de la población saharaui».

La postura de Iglesias contrasta con la postura del Ejecutivo ante el incremento de la tensión en la antigua colonia española desde que el Ejército marroquí interviniera el pasado viernes en el extremo sur del Sahara Occidental para desalojar a manifestantes saharauis.

Desde Exteriores confirman que la postura del Ejecutivo «no se ha movido» y que «el Gobierno apoya los esfuerzos del secretario general de Naciones Unidas para alcanzar una solución pacífica en el marco de resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU».

IU lleva el asunto a la UE

La cuota más reducida del Ejecutivo de coalición, Izquierda Unida, ha llevado el asunto ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Eurocámara. El eurodiputado de IU Manu Pineda solicitó hace una semana la inclusión de un debate en la próxima reunión.

Pineda reclama al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el envío de un nuevo enviado especial para cumplir con la misión de la ONU. El eurodiputado reclamó, además, la comparecencia del Frente Polisario en un debate en la comisión de Exteriores del Parlamento Europeo para analizar la situación de tensión en la zona. 

Según IU, el aliado de España -Marruecos- «sigue vulnerando el derecho internacional sobre el Sáhara Occidental impunemente» y culpa a la ONU de «no estár cumpliendo con su mandato principal» llamando «incapaz» al organismo.

«Si se permite que Marruecos incumpla unilateralmente los acuerdos de paz, la comunidad internacional estará permitiendo que se consolide la ocupación marroquí en el Sáhara Occidental, que se comercie con sus recursos naturales y se estará poniendo en peligro el alto el fuego», declaró. 

Desde el Gobierno repiten sin cesar que «la postura de España no ha cambiado respecto al Sáhara Occidental», pese a los mensajes de su socio de Gobierno. 

El Ejecutivo subraya «la importancia de la estabilidad en esta región estratégica, eje clave entre África y Europa» y pide a las partes «retomar el proceso negociador y a avanzar hacia una solución política, justa y duradera y mutuamente» y que sea «aceptable según los parámetros que establecen de forma reiterada las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas», recalcan fuentes diplomáticas a ED. 

El malestar viene desde enero

Según ha podido saber Economía Digital, el malestar de Exteriores con Podemos ya venía desde enero, cuando el eurodiputado morado, Miguel Urbán, pidió que se reconozca a la Republica Arabe Saharaui Demócrata (RASD) y cambie la política de España hacia el Sáhara. Asimismo, el dirigente pidió ofrecer la nacionalidad española a todos los saharauis que así lo deseen «como se hizo hace unos años con los sefardíes». 

El malestar de la ministra Laya siguió ‘in crescendo’ al siguiente mes. En febrero, el responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez, se reunió con la ministra saharaui de Asuntos Sociales de la RASD, que el Gobierno no reconoce. Marruecos protestó ante Sánchez y Podemos borró los tuits del encuentro del perfil de Álvarez y del de la portavoz morada Ione Belarra.

La ministra de Exteriores cortó por lo sano desde el primer momento y salió para desautorizar en público a Podemos diciendo que es un miembro del frente polisario y que «la posición de España sobre el Sáhara Occidental no ha cambiado, es política de Estado: España no reconoce la RASD y apoyamos los esfuerzos del secretario general de Naciones Unidas para alcanzar una solución pacífica en el marco de resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU«. Unas declaraciones semejantes a las defendidas desde el Ejecutivo actualmente. 

Iglesias tuvo que acatar las declaraciones de Laya ‘quitando hierro’ al encuentro de Álvarez asegurando que se trataba de un acto de la ONCE y declaró que la postura de España sobre el Sáhara la marcaba Asuntos Exteriores. Sin embargo, la hemeroteca también perfila al vicepresidente Iglesias, que en 2014 se refirió a los saharauis como “nuestros hermanos que no serán abandonados” en la 39 Conferencia Internacional de apoyo al pueblo saharaui (EUCOCO) celebrada en Madrid en noviembre de 2014.

En dicho acto, varios medios aseguran que el líder de Podemos dijo que Marruecos estaba invadiendo territorio colonial español y explotando ilegalmente sus recursos, intervención que finalizó con un ¡Viva la lucha del pueblo saharaui!

Los socios respaldan a Iglesias 

Sin embargo, Iglesias ha conseguido el apoyo de sus socios de investidura y este martes defendieron la postura de los morados frente a la línea oficial de España.

Así, el diputado de Más País, Íñigo Errejón, reclamó que España ejerza como «mediador» para lograr una «solución pacífica» ante «la agresión bélica» y la «invasión del pueblo saharaui». «El Gobierno no puede lavarse los manos», apremió Errejón en rueda este martes en el Congreso. 

Tras respaldar la «resistencia democrática» del pueblo saharaui contra «la ocupación militar marroquí», solicitó que el Ejecutivo se reúna con «representantes de la República Democrática Árabe Saharahui» y destine recursos a los campos de refugiados.

Compromís ha incluido entre sus enmiendas parciales a los Presupuestos Generales del Estado de 2021 una relativa a la situación del Sahara para que el Gobierno reclame una salida negociada al conflicto, que pasa, según dijo su diputado Joan Baldoví, por que se celebre un referéndum de autodeterminación, al igual que solicita Pablo Iglesias. 

España, reprochó Baldoví, lleva 45 años mirando hacia otro lado y ha abandonado al pueblo saharaui, por lo que ha exigido al Ejecutivo que «asuma su responsabilidad». El diputado de Unidas Podemos y portavoz de Galicia en Común, Antón Gómez-Reino, recordó que España tiene una responsabilidad «histórica» como país en su antigua colonia, por lo que señaló que el Estado «no puede de ningún modo estar impasible».

Góméz-Reino instó a «activar todos los mecanismos para parar la agresión» marroquí y a que todas las fuerzas políticas se impliquen en la solución al conflicto. El diputado de las CUP, Albert Botran, señaló que España debería «responsabilizarse» de la resolución del conflicto y de promover la celebración de un referéndum entre el pueblo saharaui, una demanda compartida con Anticapitalistas, formación escindida de Podemos.