Inicio Actualidad Podemos pide a Margarita Robles un cribado del Ejército en busca de...

Podemos pide a Margarita Robles un cribado del Ejército en busca de franquistas

Podemos no quiere rebajar el grado de enfrentamiento con el PSOE. Todo lo contrario: quiere elevarlo y pretende usar el mantra franquista con este propósito. Su última exigencia pasa por adoptar todas las «medidas necesarias en las unidades y centros» para garantizar «el cumplimiento íntegro de lo dispuesto en la Ley de Memoria Histórica«. Es más, establecer controles rutinarios en busca de franquistas: «Un seguimiento del grado de cumplimiento en las unidades y centros de su dependencia, informando sobre ello a las Cortes Generales al menos una vez al año».

Podemos está en fase electoral. Quiere marcar distancias dentro del Gobierno y demostrar que es más antifranquista incluso que el PSOE. Y, si por el camino logra un choque con la ministra de Defensa, Margarita Robles, pues todavía mejor. Y si, encima, desprestigia al Ejército, bingo.

Así, la formación de Ione Belarra e Irene Montero, acaba de registrar un documento en el Congreso de los Diputados para «adoptar cuantas medidas sean necesarias en las unidades y centros de su dependencia [Defensa] para garantizar el cumplimiento íntegro de lo dispuesto en la Ley de Memoria Histórica» y para «hacer un seguimiento del grado de cumplimiento en las unidades y centros de su dependencia, informando sobre ello a las Cortes Generales al menos una vez al año».

Traducido: todo un sistema de búsqueda y cribado de supuestos franquistas en el Ejército. La explicación de los morados derrocha emotividad hacia el Ejército español. El texto señala que «memoria histórica es un concepto que viene a designar el esfuerzo consciente de los grupos humanos por encontrar y reconocer su pasado, valorándolo y tratando con especial respeto». Los podemitas añaden que «en las últimas décadas han adquirido importancia los movimientos de reconstrucción de la memoria histórica por aquellos colectivos afectados por los procesos de invisibilización a los que han sido sometidas graves violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad acaecidos en diversos momentos y latitudes».

La Ley 52/2007, de 26 de diciembre, según los morados, es un «elemento fundamental por el que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, supuso una respuesta de gran calado desde el Estado a las demandas de la sociedad civil, marcando un punto de inflexión en el proceso de institucionalización de las políticas públicas de memoria democrática en España».

Pero los de Belarra consideran que «aun así, la citada ley ha sido reiteradamente incumplida, como consta en las diferentes iniciativas realizadas en sede parlamentaria por nuestros diputados, en diferentes legislaturas». Entre los «incumplimientos más notables» figuran, según los comunistas, los «acaecidos en el Ministerio de Defensa» durante los Premios del Ejército de 2004, «en los cuales se galardonó, en la categoría miniaturas, la escultura «Soldado nacional 1936″, que representaba a un soldado vestido con el uniforme típico de los militares sublevados el 18 de julio de 1936» o «en la sección ‘miscelánea’, donde «se premió la obra El regreso a casa: División Azul, 1943«.

El listado de los de Podemos es largo: «Dos años más tarde, en 2016, en la presentación del libro Héroes del Alcázar en el Museo del Ejército de Toledo, institución pública dependiente del Ministerio de Defensa, se utilizaron expresiones como «la sublevación del Ejército contra el poder establecido» o «lucha heroica de unos españoles en defensa de sus ideales», citan igualmente.

Y los de Podemos consideran que esto vulnera el mandato de que «las Administraciones públicas (…) tomarán medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura«.

«La reiteración del incumplimiento de la Ley de Memoria Democrática también se puso de manifiesto cuando el Colectivo de Presos Políticos de Ferrol denunció el 4 de febrero del 2022 que algunos símbolos franquistas en la zona del Arsenal de Ferrol seguían sin ser retirados», añaden. Y con «el regimiento Tercio Viejo de Sicilia No67, que dispone en el «Acuartelamiento Loyola de un espacio denominado ‘Sala Histórica’, en cuyas instalaciones se muestran los cinco siglos de historia de esta unidad. Dentro de la época del siglo XX se puede apreciar la exhibición de objetos de los componentes del Regimiento de Infantería Tercio Viejo de Sicilia integrados en la División Azul. Esta exposición reitera y vulnera nuevamente lo dispuesto en el artículo 15 de la Ley 52/2007».

Por todo ello, Podemos insta a su propio Gobierno, pero en especial al departamento de Margarita Robles, a «la retirada o eliminación por parte del Ministerio de Defensa de aquellos elementos que resulten contrarios a la Ley 52/2007 o Ley de Memoria Histórica», a «adoptar cuantas medidas sean necesarias en las unidades y centros de su dependencia para garantizar el cumplimiento íntegro de lo dispuesto en la Ley de Memoria Histórica» y a «hacer un seguimiento del grado de cumplimiento en las unidades y centros de su dependencia, informando sobre ello a las Cortes Generales al menos una vez al año».

Publicidad