Inicio Actualidad Podemos y los independentistas cuestionan la versión oficial del 23F

Podemos y los independentistas cuestionan la versión oficial del 23F

Podemos y fuerzas separatistas han proseguido este martes con sus cuestionamientos y ataques a las instituciones democráticas, con motivo del aniversario del golpe de Estado del 23F. Para Podemos, el golpe buscaba que la ciudadanía «no pidiera más y mejor democracia». Para los separatistas, fue una operación de Estado que sirvió para apuntalar lo que llaman «Régimen del 78».

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha pedido conocer «lo que realmente pasó». «No puede ser que exista una ley de secretos oficiales por la que se pueda ocultar lo que realmente pasó. Hay que tratar a los ciudadanos como mayores de edad», ha dicho Iglesias, a las puertas del Congreso.

Unidas Podemos ha pedido este martes que el aniversario de los 40 años del intento de golpe de estado del 23F no se utilice para «hacer una salvación mítica del pasado» ni para «blanquear el neofranquismo» sino que se reconozca que la democracia española es «imperfecta» y «debe perfeccionarse».

Así se ha expresado en representación del grupo de Unidas Podemos en el Congreso el secretario primero de la Mesa, Gerardo Pisarello, que, en una rueda de prensa, ha afirmado que «el mejor compromiso con la democracia hoy pasa por reconocer sus límites«.

«Hoy quiero recordar que aquel intento de golpe de Estado tuvo un objetivo claro», que fue, ha dicho Pisarello, «atemorizar a la ciudadanía para que no pidiera más y mejor democracia».

Los grupos independentistas ERC, Eh Bildu, Junts per Cat (JxCat), PdeCat, CUP y BNG han mostrado este martes en el Congreso de los Diputados su rechazo a la celebración del aniversario del 23F, que consideran no un golpe de Estado fallido sino una «operación de Estado» para apuntalar el «régimen del 78».

Los diputados de estos grupos Gabriel Rufián (ERC), Jaume Alonso-Cuevillas (JxCat), Mertxe Aizpurua (Eh Bildu), Mireia Vehí (Cup), Néstor Rego (BNG), y Genís Boadella (PdeCat) han leído desde la sala de prensa del Congreso un manifiesto denunciando el 23F y el «régimen del 78» que consideran un «candado» para el avance democrático.

Ninguno de estos grupos acude al acto organizado por el Congreso en el 40 aniversario de la intentona golpista, en el que intervendrá el rey Felipe VI, y han reclamado «luz y taquígrafos» sobre lo ocurrido «más allá de la verdad oficial» aquel día de 1981, con una proposición no de ley que desclasificar toda la documentación.

Según el manifiesto de estos partidos, el 23F fue «una operación de Estado» que reforzó «la mal llamada transición democrática» con el rey y el Ejército como «garantes» y con «pilares antidemocráticos de donde nacen la «represión, la desigualdad, la injusticia, la corrupción» o el «recorte de libertades» que a su juicio continúan hoy.

«Mientras el Estado español siga sustentado en los mismos estamentos políticos, judiciales, policiales y monárquicos que hace 40 años; mientras no se reconozca el derecho a la autodeterminación y continúe habiendo presos políticos, exiliados y represión, ni existirá normalidad democrática ni este Estado podrá ser considerado una democracia plena«, señalan también estos grupos.

La democratización «real» solo es posible con «la ruptura» con la «herencia y privilegios» del régimen del 78, han señalado estos grupos en boca de Vehí, que ha destacado además que en las calles se ve el «descontento y el hartazgo» ante las «taras democráticas» del Estado.

Para Boadella, «existen fundados indicios de que el 23F fue planificado y orquestado no por militares» sino por «operación del Estado que permitiese salvar del régimen del 78».