Inicio Actualidad ¿Por qué ir con los niños a mercadillos navideños?

¿Por qué ir con los niños a mercadillos navideños?

Como vienen a indicar los calendarios de adviento, la cuenta atrás para la Navidad comienza mañana día 1 de diciembre. Eso supone que este fin de semana ya comiencen a funcionar a pleno rendimiento los conocidos mercadillos navideños. Unos lugares estos que se convierten en un destino perfecto para visitar en familia.

Si sigues leyendo, a continuación, te vamos a indicar el porqué merece la pena visitar esos con los niños.

Permiten disfrutar del espíritu y de la magia de la Navidad

Sin lugar a dudas, el principal motivo por el que es una buena alternativa ir con los niños a esos mercadillos es que les va a permitir disfrutar del espíritu y de la magia de la Navidad. Con esto nos referimos a que se quedarán obnubilados con la iluminación, sentirán la alegría que la gente tiene allí, les permitirá oír villancicos, conocerán a fondo el arte de los belenes…

Descubrir la magia de la Navidad

Sirven para compartir el tiempo en familia

Por supuesto, otra razón de peso es que es una estupenda manera de que padres, hijos, tíos o abuelos pasen tiempo juntos. Eso les hará vivir momentos especiales y llenos de alegría que se convertirán en recuerdos que guardarán para siempre en su mente y en su corazón.

Ayudan a que los niños conozcan las tradiciones

Ni que decir tiene que ir con los más pequeños de la casa a uno o varios de los mercadillos navideños es una forma de que conozcan las tradiciones que existen en su país. Así, descubrirán a fondo la costumbre de poner en casa un belén, de cantar villancicos, de disfrutar de dulces navideños como polvorones y mapazanes, les descubrirá lo especial que resulta que todas las calles se engalanen con luces…Es una manera, por tanto, de que conozcan mejor las costumbres de su tierra y aprendan a darles valor.

Son rincones perfectos para preparar la decoración navideña en casa

mercadillos navideños
Se puede comprar la decoración para el hogar

En esta lista de ventajas o motivos para ir con los niños a esos lugares está el hecho de que va a permitir comprar en esos los mejores artículos para decorar la casa. Y es que son muy frecuentes los puestos o casetas donde se venden todo tipo de objetos de ese tipo. Así, además de comprar figuras para el belén se pueden adquirir desde el propio árbol hasta bolas y estrellas para este pasando por guirnaldas, entre otros.

Ayudan a descubrir tiempo de ocio más allá de la tecnología

Por supuesto, también es interesante llevar a los más pequeños a los mercadillos navideños porque eso les permitirá descubrir que en esta vida hay muchas más formas de entretenerse y de pasarlo bien que pegados a una pantalla de un ordenador o de un dispositivo portátil. Y es que, sin lugar a dudas, se divertirán de lo lindo junto a sus seres queridos comiendo productos típicos, realizando compras para decorar la casa o poniéndose los típicos gorritos de Navidad.

Los mejores mercadillos navideños de España

mercadillos navideños
En España hay muchos mercadillos navideños

Si después de leer todo lo expuesto, consideras que este fin de semana, el puente de diciembre o cualquier otra fecha antes de la Nochebuena son fechas estupendas para visitar con tus pequeños mercadillos navideños, te interesará saber cuáles son los mejores de España. Es cierto que cada uno tiene su encanto, no obstante, entre los más relevantes destacan los siguientes:

  • Mercadillo de la Plaza Mayor de Madrid, que tiene su origen décadas atrás. En torno a cien casetas se ponen en pie en este emblemático punto de la ciudad en las que se pueden comprar todo tipo de artículos relacionados con estas fiestas.
  • Mercadillo de la Plaza Nueva de Sevilla, que se ha convertido en un referente nacional en cuanto a la cantidad y calidad de figuritas para el belén que tiene a la venta.
  • Mercadillo de la Plaza del Pilar de Zaragoza. En este pueden desde adquirirse objetos para decorar la casa por Navidad hasta tomar algo en las tabernas establecidas. Eso sin pasar por alto que los niños lo pasan en grande subiéndose a las distintas atracciones.

El mercadillo navideño de la Plaza Bib Rambla de Granada, el mercadillo de la Calle Bailén de Bilbao, el del entorno de la Catedral de Barcelona o el de la Plaza de La Quintana en Santiago de Compostela son otros de los más recomendados.