Inicio Actualidad Posturas

Posturas

En el alegre y espumoso parque infantil El hormiguero (A-3 TV)Ana Morgade ha mostrado la foto que ha colgado Pablo Motos en Instagram recientemente. Aparece haciendo una virtuosa asana de yoga. ¡Ah! Como pueden ustedes observar, es una postura de gran retorcimiento anatómico. Dicen los expertos que su nombre técnico es garudasana. Y que tiene una dificultad enorme. A los ignorantes nos recuerda un poco la postura de la grulla que ejecutaba en Karate Kid el pequeño saltamontes. Esta foto causó gran sensación entre las criaturas allí presentes. Le decía Ana a Motos«Como eres una celebrity, la red se ha llenado de memes». Y los enseñó. El más curioso era uno en el que transformaron a Motos en una serpiente que se erguía, retorciéndose, saliendo del capazo de un encantador de serpientes que tocaba la flauta dolce. Hombre, el ejercicio posturista de Motos, quizá sin pretenderlo, es trascendente. Hoy el éxito de un presentador de televisión, sea de informativos o de entretenimiento, es directamente proporcional a su predisposición a retorcerse; a su habilidad de contorsionarse al son de una flauta que alguien importante sopla desde algún lugar, y que nosotros nunca escuchamos, ni vemos.

FALTABA LEÓNIDAS .– En Al rojo vivo (La Sexta), seguimiento directo de las protestas en Catalunya: médicos, estudiantes, profesores… A las 12.30 del mediodía conectaron con la concentración de bomberos que se plantaron con dignidad y firmeza frente al Parlament. Viendo aquella masa de cascos amarillos, y alguno rojo, avanzando en formación compacta y perfecta, advertía Ferreras«¡Avanzan al estilo de Esparta! ¡Como en la película ‘300’!  ¡Solo falta Leónidas!». Efectivamente. Por la angostura de los arcos de la entrada, avanzaban los bomberos. Parecía que sí, que  lograrían entrar finalmente. Pero un Jerjes, que nunca llegamos a ver, mandó cerrar  las puertas. O sea, que faltaba Leónidas, en efecto, para acentuar aún más la épica narrativa de La Sexta. La del TN migdía de TV-3 fue otra cosa. Prosaica, básicamente. No había entusiasmo  informativo. En el tono había una cierta languidez. Carecía de esa emoción tan hermosa que TV-3 nos tiene acostumbrados cuando nos cuenta otras gloriosas concentraciones de protesta. Quizá porque esta vez la queja, la crítica, iba dirigida al Govern.