Inicio Actualidad Preparando el viaje de verano con niños: consejos de seguridad para padres

Preparando el viaje de verano con niños: consejos de seguridad para padres

Se avecina el momento que toda la familia estaba esperando, ¿sabes cómo garantizar la seguridad de los niños durante el viaje en coche?

Las vacaciones de verano están comenzando para muchas familias, y este año la DGT ha desplegado un operativo con más de 1.300 radares, más de una decena de helicópteros y centenares de cámaras para garantizar la máxima protección y prevención de accidentes en carretera.

La seguridad al volante es una de las asignaturas obligatorias de muchas familias en verano, ya que es la época en la que más se acentúa la tasa de accidentes con tanto trayecto hacia destinos vacacionales. Muchos de estos son accidentes de familias que ponen en peligro las vidas tanto de adultos como menores.

Prepararse para viajar con niños en coche es algo fundamental para reducir al mínimo el riesgo de accidente durante el trayecto. Es todo un procedimiento que requiere tener en cuenta una serie de factores antes y durante todo el recorrido, y para el que existen una serie de indicaciones y recomendaciones muy eficaces.

Seguridad para los niños en el coche: las medidas antes y durante el viaje

Desde la DGT, cada año emiten una serie de consejos y recomendaciones para viajar de forma segura en época estival. Su equipo de profesionales conoce los riesgos que hay al volante y las peligrosas consecuencias que puede tener un descuido a la hora de conducir. Por esa razón conviene tener muy en cuenta sus consejos para aumentar la seguridad de los niños en el coche.

Son consejos que no solo ayudan a proteger a los más pequeños de casa a la hora de viajar, sino que también refuerzan la seguridad del conductor y de todos los pasajeros. Esenciales para poder disfrutar de esas merecidas vacaciones.

Antes de partir

Antes de salir de viaje, hay que comprobar que todo está en orden dentro del coche. Una revisión por el taller es aconsejable para realizar una puesta a punto si fuera necesario. Asimismo, los especialistas también recomiendan planificar la ruta a seguir previamente y tener clara la correcta organización del interior del vehículo.

Una asignatura fundamental para la seguridad de los niños en el interior del vehículo es la instalación de una buena silla de viaje homologada. Se debe comprobar que no se mueva, que la cabeza del niño nunca asome por encima del respaldo y que se usen hasta que el menor alcance una altura de 1,50 metros.

Entre las más recomendadas se encuentran las que se instalan con isofix, ya que garantizan un agarre mucho más férreo y duradero. Los materiales deben ser de calidad y los ajustes deben quedar bien colocados para que el asiento no se mueva lo más mínimo y el menor vaya protegido.

Asimismo, la propia DGT recomienda que el niño vaya siempre sentado en sentido contrario al movimiento del coche. Estudios realizados por dicha entidad revelan que el riesgo de lesión grave es cinco veces menor en caso de haber un accidente si se va sentado de esa forma.

Durante el viaje

Las cuestiones previas al viaje son importantes, pero son solo una de la parte a la hora de tener en cuenta medidas de seguridad. La fase del viaje es tanto o más relevante que la previa, y en ella se deben tener muy en cuenta la actitud y el cansancio de los menores a la hora de pasar varias horas dentro del coche.

Son habituales recomendaciones como madrugar mucho para aprovechar el sueño de los niños durante el mayor tiempo posible, aunque también funciona para evitar muchos atascos en los días de mayor afluencia de viajeros. Por otra parte, que cuenten con opciones de entretenimiento es también algo importante.

Desde canciones hasta juegos y, cuando sea necesario, recurrir a soluciones tecnológicas como tablets o videoconsolas, son algunas de las opciones que más se aconsejan para que los niños no se aburran durante el viaje.

Los descansos juegan un papel muy relevante ya no solo en la seguridad de los niños, sino en la de todos los viajeros. Lo habitual en este sentido es que se pare a descansar cada 200 kilómetros o cada 2 horas para que el conductor pueda estirar las piernas y despejarse un poco. De hecho, en caso de aparecer signos de somnolencia, se debe parar para dormir si fuera necesario.

Hidratarse con cierta frecuencia, que todos los que vayan en el coche viajen con ropa cómoda para evitar para que no haya dolores ni incomodidades durante el trayecto. Todas esas son cuestiones a tener en cuenta, incluso el control de la temperatura en el aire acondicionado, siempre ajustado en la horquilla entre los 21 y los 23 grados centígrados.

La seguridad de los niños en el coche es muy importante, como también la de todos los pasajeros y el conductor. Las vacaciones familiares siempre necesitan superar un trayecto, y hacerlo llevadero es una prioridad para que sea seguro y para que todos puedan disfrutar de su destino.