PSOE y Podemos se atascan con la ley hipotecaria pese a que urge para evitar una multa millonaria

0

PSOE y Podemos no se ponen de acuerdo con respecto a la Ley Hipotecaria, una directiva europea que el Congreso de los Diputados tenía que haber traspuesto en marzo de 2016 y que en la recta final de 2018 sigue sin haberse convertido ni siquiera en proyecto de ley. Las primeras negociaciones parlamentarias han dejado un enfrentamiento agrio entre el partido del Gobierno y su principal socio, que no coinciden en alguno de los puntos más relevantes. El atasco de los dos socios parlamentarios deja más cerca la posibilidad de que se materialice la multa de Bruselas por no trasponer la ley a tiempo. Una multa que podría llegar en otoño y sobre la que la propia ministra Nadia Calviño ha advertido: podría ser de 100.000 euros diarios, y de aplicarse con carácter retroactivo podría tener una cuantía de hasta 100 millones de euros.

Este caso recuerda a la multa a la que también se enfrentó el Reino de España por no liberalizar el sector de la estiba a tiempo, incumpliendo la legislación comunitaria.

Los dos socios de la izquierda no se ponen de acuerdo sobre la dación en pago (ante una deuda impagada, la devolución del inmueble que actúa como garantía supone la cancelación del préstamo hipotecario). Según Podemos, la propuesta que han hecho los socialistas a este respecto es “insuficiente y decepcionante” ya que deja la dación a la libre decisión de la entidad financiera, y sólo con su consentimiento se podría dar. Esto es exactamente la misma situación que existe en la actualidad y para el partido de Pablo Iglesias (que cuenta con Rafa Mayoral y con Lucía Martín como diputados encargados) es intolerable.

Para el partido morado, la propuesta socialista es una “tomadura de pelo” al no incluir la dación. Los socialistas, con su diputado Gonzalo Palacín a la cabeza, defienden que devolver el inmueble a cambio de condonar la deuda no siempre es lo más interesante para el afectado, sobre todo si se lleva pagado más de la mitad del préstamo.

“La dación retroactiva es un disparate”

Mientras tanto, tanto Ciudadanos como el Partido Popular observan este enfrentamiento entre los dos socios de la izquierda. Desde el partido de Albert Rivera se ha dicho a OK Diario que “la dación en pago no es una materia que se regule en esta ley hipotecaria. En cualquier caso, la dación en pago universal (esto es, que beneficie a todos con independencia de su renta o patrimonio, o del valor de la vivienda o de si trata de la vivienda habitual o una segunda vivienda, etc.) y retroactiva (que se aplique sobre cualquier hipoteca en vigor sin distinciones) es un disparate y tremendamente arriesgado, por el perjuicio que podría ocasionar sobre el sistema financiero. Estamos hablando de temas muy delicados y desde luego la demagogia de Podemos no es el camino adecuado”.

Por otra parte, con respecto a los enfrentamientos entre PSOE y Podemos, el partido liberal ha indicado que “desconocemos qué asuntos enfrentan al PSOE con sus socios de Podemos en este tema. Si pretenden convertir este debate en una batalla más de su guerra van muy mal encaminados, porque los resultados son contraproducentes para los españoles. En Ciudadanos hemos afirmado en todo momento nuestra intención de alcanzar un acuerdo en esta ley que resulte razonable, sensato y mejore la protección de todos los consumidores, sin poner en riesgo el funcionamiento de nuestro sistema financiero. Es un objetivo posible y por él trabajamos. Esperemos que el PSOE lo comparta y entienda que “podemizar” la economía no es la solución”.

Desde el Grupo Popular, por su parte, no han respondido a las preguntas de OK Diario a este respecto.

El sector observa

Mientras tanto, el sector bancario observa con atención el proceso legislativo, teniendo muy presente que una vez que un anteproyecto de ley entra en el Congreso, su redacción final es imprevisible. Durante los peores años de la crisis, con los desahucios disparados, la dación en pago estuvo muy presente en los medios y fue demandada por algunos colectivos como la PAH (quien, a través de En Comú Podem, también está trasladando sus tesis al PSOE). Sin embargo, nunca llegó a regularse obligatoriamente por ley, sino que se dejó como una posibilidad si se llegaba a un acuerdo entre el acreedor y el deudor.

Casi todos los bancos han acordado durante estos años aceptar daciones en pago en algunos casos, pero no como norma general. El sector bancario siempre ha considerado que generalizar la dación en pago redundaría en mayores costes de las hipotecas al incrementar el riesgo para las entidades financieras.