Puigdemont escenifica la apertura de la vía unilateral sin dar por muerto el diálogo

Tarde de cumbre en Palau. El enésimo veto del Estado a negociar un referéndum espoleó al president Carles Puigdemont a convocar una cumbre de partidos proreferéndum en apenas 24 horas. Una reunión que, con la ausencia clamorosa de Catalunya en Comú, ha servido para escenificar la apertura de una nueva etapa después del portazo a la negociación: la determinación del Govern en utilizar la vía unilateral sin cerrar la puerta a un acuerdo de última hora a través del diálogo.

”No damos por muerta la vía del diálogo”, ha asegurado la consellera Neus Munté, al acabar la reunión para añadir que el Govern tiene el “compromiso” de escuchar a la ciudadanía de acuerdo a la “mayoría social y parlamentaria” que existe a favor del referéndum. En este sentido, está convencida que quien da por muerta la vía del diálogo es el Estado.

Munté niega que el president haya avanzado fecha y pregunta pero admite que la concreción “no permite muchas dilaciones”

“El PP lleva 5 años sin dar ningún tipo de respuesta y existe una sólida mayoría parlamentaria que reclama hacer un referéndum, el compromiso irrenunciable del Govern de Catalunya”, ha advertido la consellera de Presidència. “Es una contradicción que nos digan que negociemos el referéndum en el Congreso y luego digan que es innegociable, hay algo que no cuadra”, ha ironizado. Aún así, Munté ha defendido que el Pacte Nacional pel Referèndum “continue haciendo su trabajo”.

Por otro lado, Munté ha negado que el president haya avanzado fecha o pregunta, una concreción que no “permite muchas dilaciones”. “Iremos hablando con todo el mundo, y en pocas semanas, una o dos a lo sumo, tendremos fecha y pregunta”, ha apuntado la consellera.

Fotografía de los asistentes a la reunión Fotografía de los asistentes a la reunión (Lluis Gene / AFP)

Según Munté, la convocatoria tenia por objetivo “intercambiar opiniones sobre las contínuas negativas en diferentes formatos para acordar el referéndum”. Con esta premisa, Munté ha reprochado a los comuns su ”autoexclusión” en la cumbre puesto que la formación de Xavier Domènech y Ada Colau sí que han “secundado” la propuesta de ir al Congreso a reclamar el referéndum. “Podían haber reclamado el Pacte Nacional en la misma cumbre”, ha enfatizado.

Finalmente, en la mesa de Palau se han sentado Marta Pascal (PDeCat), Marta Rovira (ERC), Anna Gabriel y Natàlia Sànchez (CUP); Toni Castellà (Demòcrates), Albano Dante Fachin (Podem), Alfons Palacios (MES) y un representante de Avancem, además de Puigdemont, el vicepresident Oriol Junqueras; el conseller de Exteriors, Raül Romeva y la consellera de Presidència, Neus Munté.

La consellera lamenta la “autoexclusión” de los Comuns y que, en cambiuo, apoyen que Puigdemont vaya a explicarse al Congreso, como pide el Gobierno central

Loading...