Inicio Actualidad Puigdemont y Junqueras recuperan el diálogo entre ambos para fijar una estrategia...

Puigdemont y Junqueras recuperan el diálogo entre ambos para fijar una estrategia conjunta

Hace un año que el ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y su ex vicepresidente Oriol Junqueras no hablan entre ellos. La última conversación coincide con la fuga del primero a Bélgica tras la declaración de la independencia en el Parlament, pero tras 365 días los dos políticos han vuelto a recuperar el diálogo, pese a que el líder de ERC dijera en público hace unos meses que el ex presidente prófugo no le había mandado ningún mensaje ni a él ni a su familia tras el encarcelamiento.

En los últimos días, los líderes del separatismo han restablecido las conversaciones, con el hándicap de la distancia de por medio y la prisión de Junqueras. Lo hacen mediante intermediarios, que por primera vez transmiten los mensajes directamente entre los dos cabezas visibles del independentismo, sin adulterar las palabras.

El diálogo entre ambos se ha recuperado, pero la desconfianza mutua es aún evidente y eso condiciona la consecución de acuerdos. Según ha podido saber OKDIARIO de fuentes conocedoras del contenido de lo hablado, el objetivo de estas conversaciones es volver a situar la celebración de un referéndum pactado en el centro de la estrategia, una opción que genera un amplio consenso en Cataluña y que podría contar con el apoyo de Podemos y del actual gobierno del PSOE. De hecho, es una de las cuestiones que ambos habrían hablado en los últimos días con el líder morado Pablo Iglesias, en la búsqueda de apoyos a los Presupuestos.

La fórmula que ahora gana enteros, es la de un referéndum pactado internacionalmente junto a una movilización civil permanente en la calle, algo que pide constantemente el actual presidente de la Generalitat, Quim Torra, que vuelve a quedar descolocado en el tablero de juego, pese a que parte del acuerdo que persiguen alcanzar Puigdemont y Junqueras pasa por garantizar la estabilidad de su gobierno durante toda la legislatura, no sólo hasta la sentencia del juicio del 1-O, como sellaron Torra y su vicepresidente Pere Aragonès hace unas semanas.