Inicio Actualidad ¿Qué comida facilita una alimentación natural para nuestros perros?

¿Qué comida facilita una alimentación natural para nuestros perros?

Nutrir a nuestros perros a base de una alimentación natural, con dietas que incluyen frutas y verduras, es una tendencia muy extendida actualmente.

El pienso es la forma más común de alimentar a nuestros perros. Se trata de una forma saludable y cómoda de que adquieran los minerales y vitaminas que necesitan para mantenerse sanos, sin tener que estar pensando constantemente en qué prepararles.

Sin embargo, actualmente está creciendo una nueva rutina que se basa en la alimentación natural para perros. Se trata de ofrecerles otro tipo de productos, como carne, verduras y frutas, para que no caigan en una rutina alimenticia. Empatizando con ellos de esta forma, logramos que posiblemente sean un poco más felices, ya que seguramente a nadie le gustaría comer todos los días lo mismo.

¿Pueden comer de todo?

Aunque no todas nuestras comidas son buenas para ellos, hay una gran cantidad de alimentos naturales que pueden comer los perros. Por ejemplo, pueden comer la carne de otros animales como pollos o cerdos, entre otros, e incluso combinarlo con vísceras como puede ser el hígado. Es importante, sin embargo, no abusar de estos últimos.

Un perro puede comer huevos, grasa (de animales y de vegetales, como puede ser por ejemplo, la manteca o la piel de pollo), e hidratos de carbono, como pan o arroz. También tienen una gran variedad de verduras y frutas que poder ingerir.

Les podemos dar huesos, aunque éstos deben de ser crudos, ya que los cocinados son perjudiciales y peligrosos para el perro. También pueden comer lácteos como yogurt o queso, y algunos tipos de frutos secos tales como almendras, nueces, avellanas y cacahuetes.

¿Qué no deben comer?

Existe una variedad de alimentos que debemos evitar proporcionar a nuestros perros, debido a la alta toxicidad que generan en ellos.

Por ejemplo, el chocolate puede causarles efectos como la aceleración del ritmo cardíaco, vómitos, y en dosis muy altas, incluso la muerte. Las uvas y pasas le generan insuficiencia renal, y el ajo en mucha cantidad, pueden provocar anemia en nuestro perro. Pero aún más peligroso que el ajo, es la cebolla, ya que sus niveles de tiosulfato son muy altos.

Se cumple la afirmación de “mejor prevenir que curar” en alimentos como el aguacate, que puede ser tóxico en algunos perros. Los huevos también se deben tratar de evitar, ya que las astillas que quedan en ocasiones, pueden ser altamente perjudicial para ellos. La sal no se debe incluir en las dietas para perros, y el azúcar y el bicarbonato, se deberían eliminar en la mayor medida posible.

Los estimulantes como la cafeína le pueden provocar problemas cardiorespiratorios, además de vómitos y diarrea, y el alcohol puede aumentar su nerviosismo, desorientarlo e incluso en grandes cantidades, le puede provocar el coma. Los productos edulcorados con xilitol, y el paracetamol, también pueden ser causa de intoxicación y antes de darle leche deberíamos tener en cuenta si tienen intolerancia a la lactosa.

Frutas y verduras beneficiosas para los perros

Nuestro cuerpo no funciona ni reacciona como el de los animales, es por ello que, aunque para nosotros todas las frutas y verduras son beneficiosas, para los perros no todo vale.

Entre las frutas que pueden comer los perros sin ningún problema, se encuentran la manzana, el melocotón, la pera, el plátano, la piña, la papaya, el mango, los nísperos, las fresas, el coco, el melón, la sandía, los arándanos azules, las frambuesas y las naranjas. No es bueno, sin embargo, abusar de la fruta como alimento diario, debido a la gran cantidad de azúcar que contienen y lo perjudicial que puede ser para los perros.

Por otro lado, de entre las verduras que puede ingerir de manera segura, destacan el tomate, la alubia verde, los guisantes, las patatas, los boniatos, la zanahoria, el pepino, el pimiento, la lechuga, los espárragos, la calabaza, el apio, la remolacha, el brócoli, el calabacín y las espinacas. Lo ideal a la hora de proporcionar vegetales a nuestros perros es cocerlos o cortarlos en trozos para que les sea más fácil comérselos.

Los perros, por naturaleza, son carnívoros. Esto significa que su dieta no se puede basar en la fruta y la verdura, sino que han de ser un complemento a la carne. Existen muchas dietas que podemos seguir para que nuestros perros no se cansen de los mismos alimentos siempre, y que puedan ir variando, y beneficiándose de las diferentes propiedades de las mismas.