¿Qué es el calor azul?

4

El calor azul es como se denomina a un tipo de radiadores de carácter eléctrico que contienen en su interior un fluido portador de calor llamado Sol Azul. A este tipo de radiadores se les considera calor azul y vamos a conocer más sobre ellos a continuación. Así que sin más dilación vamos a saber más sobre ellos ¿no?

El calor azul es, como decíamos, una forma de denominar a los radiadores eléctricos que pertenecen a la última generación del mercado, siendo una evolución de los clásicos radiadores eléctricos de aceite, que emplean también una serie de resistencias para calentar.

Lo que si tienen, es una clara ventaja a la hora de usar sondas para poder realizar el control de la temperatura, por lo que la precisión con la que actúan es más alta y evitan el que se produzca un desperdicio de la energía como tal.

¿Qué parecido tienen con los radiadores clásicos?

Cuando decimos que son muy parecidos a los radiadores clásicos no faltamos a la verdad, pero si que conviene aclarar que se diferencian de ellos en que por el interior circula un fluido especial que lo que hace es conducir bastante bien el calor y donde incluso cuentan con un display a la hora de regular la temperatura.

Como tienen temporizador, podemos controlar de manera directa la temperatura en las habitaciones desde el propio radiador, lo que es toda una ventaja.

No debemos de olvidar que el diseño tiene mayor atractivo, privacidad y discreción, pues generan una corriente de aire que terminan expulsándola por la parte superior y que va distribuyéndose por toda la habitación, pues se calienta de manera más rápida.

Otra de las ventajas es que no producen ningún tipo de olor, cosa que no ocurre con otros sistemas de calefacción. El no producir gases, residuos o humos es toda una ventaja que conviene no olvidar.

A pesar de consumir electricidad, si que podemos decir que en ocasiones pueden tener menos eficacia y ser más caros que otros sistemas de calefacción en algunas ocasiones.

Todo esto hace que el calor azul no sea de las opciones mejores si se quiere calentar la vivienda principal, aunque sí que puede ser de lo más interesante en una serie de ocasiones, como por ejemplo las segundas residencias de manera opcional, viviendas en zonas que tengan clima más cálido o cuando necesitemos concentrar el calor en un único punto.