¿Qué es el neurofeedback?

4

Al  neurofeedback, se le llama también también retroalimentación electroencefalografía, siendo un tratamiento neurocomportamental que está destinado a la adquisición de autocontrol sobre determinados patrones de actividad cerebral y la aplicación de estas habilidades en nuestra vida diaria. Vamos a profundizar más en el mismo, pues seguro que has oído hablar alguna vez de él y mucha gente lo desconocen. ¡Comenzamos!

Conociendo más sobre el neurofeedback

Existen dos tipos de intervención que se hacen mediante neurofeedback en niños con TDAD, como son:  el entrenamiento con potenciales corticales lentos (SCPs) y el entrenamiento con ondas theta/beta.

Este tipo de sesiones de neurofeedback se monitorizan por un terapeuta quien le coloca uno o más electrodos en el cuero cabelludo y en los lóbulos de las orejas al niño/a.

Los electrodos lo que hacen es funcionar como sensores encargados de recoger la información sobre la actividad eléctrica del cerebro que se recoge de forma automática por un programa informático para analizar el patrón de ondas cerebrales en tiempo real.

Hablamos de una técnica que es nada invasiva y por lo tanto inofensiva. El formato es similar al de un videojuego en el que podemos obtener puntos utilizando el cerebro.

El niño juega solo con su cerebro y cada vez que son patrón de ondas cerebrales se acerca al patrón objetivo, se anota una marca. Durante toda la prueba se va informando al niño de sus resultados y rendimientos, a fin de que pueda modificar la actividad del cerebro según el objetivo o recompensa.

El neurofeedback, como es un aprendizaje gradual, necesita algunas sesiones, dependiendo del niño que sea, el progreso o sus resultados. Normalmente, con unas 10 sesiones es suficiente.

Conviene no olvidar que la eficacia que puede tener esta técnica va a depender de la motivación que tenga  el sujeto a la hora de completar y continuar con su entrenamiento. Para los niños con TDAH esto no es problema, ya que la prueba es motivante y de lo más atractiva.

Los beneficios a largo plazo del entrenamiento con neurofeedback para el TDAH pueden ser los siguientes:

  • Mejores resultados en deportes o actividades artísticas y visioespaciales.
  • Un aumento de la motivación y el interés en la tarea.
  • Un aumento de la plasticidad neuronal.
  • Mejora global de todas de las funciones.
  • Un aumento en la capacidad de concentración.
  • Una mejora en la gestión del estrés y superar el miedo al fracaso.
  • Una mejora la velocidad de procesamiento.Un aumento en el ritmo de aprendizaje.
  • Una mejora en la memoria de trabajo.