Inicio Actualidad ¿Qué fue y qué consecuencias tuvo la Paz de Westfalia?

¿Qué fue y qué consecuencias tuvo la Paz de Westfalia?

La Paz de Westfalia en 1648 finalizó la Guerra de los Treinta Años, que asoló Europa desde 1618. Fue la que creó el primer sistema internacional como tal, defendiendo la secularización de la política, ayudando a que se acabara con las guerras de religión que se sucedían desde la reforma de Lutero a principios del siglo XVI. Esta paz fue el primer paso para destruir la sociedad corporativa y abrir nuevos tiempos para el individualismo que ya esbozó el Leviatán de Hobbes. La paz fue firmada con dos tratados, el de Osnabrück el 15 de octubre de 1648 y el de Münster el 24 de octubre de 1648.

El sistema de Westfalia tras la Guerra de los Treinta Años

La derrota de los Habsburgo en la Guerra de los Treinta años significó acabar con las políticas centralizadoras que se encargó de introducir el Imperio Austriaco, el cual quería unificar Alemania bajo un mismo credo, el católico.

Los príncipes alemanes y  el poder soberano en política y religión se reforzó con el Sacro Imperio Romano Germánico, en detrimento del imperialismo. Todo ello llevó a que el Imperio se dividiese en muchos territorios de menor potencial

De la misma manera, se produjeron una serie de restructuraciones en la propia distribución de los poderes que existían previamente en el continente europeo. España fue decayendo en su supremacía. Nuestro país seguiría en guerra contra Francia hasta 1659  y Portugal y las Provincias Unidas de los Países Bajos declararon su independencia.

Otros países como Suecia, aumentaron su poder en Europa Central, donde lograron estar presentes en las desembocaduras de ríos tan importantes en el continente como el Oder y el Elba. El país que salió más fuerte de todos fue Francia, el cual consiguió más territorios a cota del Imperio Sacro Germánico y por su conflicto con España. Después de la Paz de los Pirineos de 1659, Francia pasaría  a ser una potencia hegemónica en Europa.

Nuevos aires para Europa hasta la llegada de Napoléon y sus ansias imperialistas

Los edictos que se produjeron con la Paz de Westfalia ayudaron a sentar los fundamentos de las ideas centrales de la nación/estado soberana, donde se acordó que los ciudadanos respetaran las leyes y designios de sus propios soberanos, al igual que sentaron la bases de la disposición territorial de Europa que se mantendría básicamente igual hasta que nacieron las campañas napoleónicas que volvieron a cambiar el reparto de territorios en el viejo continente de forma importante.