Inicio Actualidad Rajoy arremete contra los Ayuntamientos del cambio

Rajoy arremete contra los Ayuntamientos del cambio

Mariano Rajoy ha puesto en marcha este sábado la maquinaria electoral del PP urgiendo al partido a reconquistar los Ayuntamientos del cambio, que se han convertido en las principales banderas de Unidos Podemos y sus coaliciones. A poco más de un año de las elecciones locales de 2019, y cuando se cumplen 1.000 días de la constitución de esos consistorios, el presidente del Gobierno ha aprovechado la presentación de los candidatos de su partido a las alcaldías de las principales ciudades andaluzas para criticar la gestión de Madrid, Valencia, Cádiz o Zaragoza, capitales en las que el PP no gobierna pese a haber ganado en los comicios de 2015. Y lo ha hecho en Marbella (Málaga), una ciudad en la que vuelve a gobernar Ángeles Muñoz tras perder el bastón de mando  por un pacto entre el PSOE, Izquierda Unida y Opción Sampedreña.

MÁS INFORMACIÓN

  • El PP planea fiscalizar el patrimonio de sus cargos y revisarlo cada dos años
  • Rajoy arremete contra los Ayuntamientos del cambio

    España no irá a ninguna cumbre donde esté Kosovo

  • El Gobierno avisa contra la derogación de la prisión permanente revisable

«Los ayuntamientos del cambio son aquellos en los que se cambia en un despacho al alcalde que había ganado las elecciones, que es lo que pasó aquí y en otras muchas ciudades de España», ha afirmado Rajoy durante un mitin celebrado en la mañana de este sábado. «Eso sirve para constituir equipos de desgobierno, siempre secuestrados por los más radicales, que dedican sus esfuerzos a imponer una agenda irrelevante en la gestión y sectaria en la política», ha añadido. Y ha rematado: «Sectarismo en estado puro y desgobierno en el más puro sentido de la palabra».

El PP está convencido de que habrá adelanto electoral en Andalucía, donde los comicios autonómicos deberían ser en marzo de 2019. Pese a que la presidenta Susana Díaz y el PSOE han negado siempre esta posibilidad, la formación conservadora ya tiene a punto la maquinaria electoral y ha aprovechado para presentar este sábado a sus candidatos a la alcaldía de las principales ciudades andaluzas, que se pondrán en juego en junio del próximo año: José Ignacio Landaluce (Algeciras); Ramón Fernández Pacheco (Almería); Juan José Ortiz (Cádiz); José María Bellido (Córdoba); Pilar Marín (Huelva); Sebastián Pérez (Granada); Javier Márquez (Jaén), Antonio Saldaña (Jerez de la Frontera); Beltrán Pérez (Sevilla); Francisco de la Torre (Málaga); y Ángeles Muñoz (Marbella). Una lista con una sola mujer en la que ya no están líderes históricos como Teófila Martínez (Cádiz), como adelantó EL PAÍS.

Esos candidatos, ha dicho Rajoy, tienen la misión de defender «con orgullo» las siglas del PP, un partido a la baja en las encuestas y desgastado por el auge de Ciudadanos.

«No nos importan las demás fuerzas políticas. Dependemos de nosotros», ha subrayado el presidente del Gobierno. Y ha lamentado: «Hoy en España pululan toda suerte de formaciones políticas. El populismo de los radicales se une el populismo de los oportunistas».

Financiación autonómica

Fruto de esa combinación, ha razonado el presidente del partido, España no tiene aún Presupuestos, la negociación para la financiación autonómica no ha comenzado, y han empezado los trámites para derogar la prisión permanente revisable. Una situación que Rajoy ha achacado principalmente al PSOE, al que ha pedido una rectificación.

«Vamos a seguir dando la batalla», ha prometido Rajoy. «De algunos no espero nada. De otros, que tengan algo de sentido común», ha seguido sobre la prisión permanente revisable. «No es comprensible la posición del PSOE. Tienen una magnífica posibilidad de revisar su posición. No pueden estar instalados en el extremismo», ha añadido. «Igual que ha rectificado Ciudadanos, que rectifique el PSOE», ha seguido. Y sobre la financiación autonómica, ha afirmado: «El señor Pedro Sánchez sabe que estamos dispuestos a negociar, y estamos dispuestos a negociar ya. Espero que den la talla, y si no que expliquen por qué no quieren negociar ese modelo de financiación autonómica».