Rajoy pide ante Puigdemont evitar la “desconexión y el aislamiento”

La cordialidad ha presidido el encuentro entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en la inauguración del Automobile Barcelona y la clausura del Conected Hub. Con todo los dos presidentes se cruzaron mensajes en sus discursos públicos. Rajoy ha pedido “no caer en la tentación de la desconexión y el aislamiento” ante un mundo global que pide sumar fuerzas; Puigdemont ha señalado la voluntad de Catalunya para sumarse “a la revolución tecnológica y cambiar tradiciones”.

El discurso de Rajoy ha girado en torno a conectividad. “El signo de los nuevos tiempos es la conexión y la apertura; la eliminación de las barreras nos beneficia a todos”, ha afirmado. Al tiempo que ha destacado que Barcelona ha sido, es y espera que siga siendo “una capital incomparable, en una Catalunya próspera, ligada a España y anclada a Europa”.

El signo de los nuevos tiempos es la conexión y la apertura; la eliminación de las barreras nos beneficia a todos”

En un discurso más corto y sin tantas referencias veladas al actual choque institucional, Puigdemont ha sacado a colación una de las reclamaciones del empresariado catalán y ha pedido que el Gobierno impulse el corredor euromediterráneo.

Previamente a estos parlamentos, la comida en el Museu Nacional d’Art de Catalunya fue su primera toma de contacto desde el día once de enero, cuando se reunieron en secreto en Madrid para constatar sus diferencias respecto al proceso separatista.

En el almuerzo de hoy, cuyo menú estuvo compuesto de timbal de verduras como primer plato, lubina de segunda y mousse de chocolate amargo de postre, Rajoy y Puigdemont, hablaron mucho y de forma amigablemente.

Puigdemont y Rajoy se han saludado durante los actos de hoy Puigdemont y Rajoy se han saludado durante los actos de hoy (LVE/Àlex Garcia)
Loading...