Rajoy y Puigdemont se saludan en la inauguración del Salón del Automóvil de Barcelona

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Carles Puigdemont, se han saludado cordialmente antes de entrar al almuerzo con los máximos responsables de la industria de la automoción que se celebra este viernes en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) coincidiendo con el salón Automobile Barcelona.

Rajoy ha llegado poco antes de las 14.30 con el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, y el jefe de gabinete, del presidente, Jorge Moragas, y le han recibido Puigdemont; el número dos de Ada Colau, Gerardo Pisarello; los consellers del Govern Jordi Jané y Jordi Baiget; el presidente de Fira de Barcelona, Josep Lluís Bonet; el del salón, Enrique Lacalle; el de la patronal de fabricantes de coches Anfac, Antonio Cobo, y el del MNAC, Miquel Roca.

Los dos se han saludado cordialmente al encontrarse y se han vuelto a dar la mano sonrientes unos minutos después, antes de entrar a la sala del almuerzo, ante la petición de los fotógrafos.

Tras saludarse en la entrada del recinto del MNAC, todos han ido hacia el restaurante y, antes de entrar, se han hecho una foto de familia con la cincuentena de personas que también han participado en el almuerzo; en su mayoría, empresarios.

Durante el breve tiempo de las fotos, Rajoy ha departido animadamente con el número dos de la alcaldesa de Barcelona y después también ha intercambiado algunas palabras con el presidente de la Generalitat, a su lado.

Es la primera vez que Rajoy y Puigdemont se ven desde el 11 de enero, cuando almorzaron en el Palacio de la Moncloa, un encuentro del que no se supo hasta más de un mes después.

Además, se ven después de que Puigdemont asegurara este jueves que en las próximas semanas buscará un “último intento” para negociar con él un referéndum, votación a la que Gobierno central siempre se ha opuesto.

El gobierno insiste en “estar abierto al diálogo”

El portavoz del Gobierno y ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, ha insistido este viernes al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que el Ejecutivo del PP está abierto al diálogo “sin fecha de caducidad” sobre los problemas que afectan a los ciudadanos, pero le ha afeado que su “monotema” sea el referéndum, que el Gobierno no va autorizar porque es “ilegal”.

Así se ha pronunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros al ser preguntado si, ante el hecho de que Carles Puigdemont tenga intención de trasladar a Mariano Rajoy una última oferta de negociación sobre el referéndum, cree que puede ser útil una reunión entre el presidente catalán y el jefe del Ejecutivo.

Méndez de Vigo ha pedido “calma” a Puigdemont, afeándole que hable de la “última propuesta” que hace al Ejecutivo del PP. “Calma, tranquilidad, hablemos, pero no planteemos esto en esos términos. El Gobierno es dialogante y quiere escuchar y hablar, pero si el monotema es que tiene que celebrarse sí o sí el referéndum…”, se ha quejado.

Así, ha señalado que desde el Gobierno “siempre” han dicho a los catalanes que “lo que les preocupa es resolver sus problemas” en temas como la financiación de los servicios públicos esenciales y ha agregado que “para eso abre la mano al diálogo sin fecha de caducidad“. “Lo que nos importa es resolver los verdaderos problemas que tiene la gente”, ha enfatizado.

En este punto, ha dicho “una vez más” al Gobierno catalán y a los partidos soberanistas que ese referéndum que pretenden es “ilegal”, como han dicho “los tribunales” con “meridiana claridad”. Por eso, ha asegurado que le “preocupa la deriva” del Ejecutivo catalán desoyendo los informes del Consejo de Garantías Estatutarias o los informes de los letrados del Parlamento catalán contrarios a ese proceso.

Loading...