Inicio Actualidad Receta de bollo maimón

Receta de bollo maimón

El bollo maimón es un bizcocho típico salmantino. Su nombre proviene del cilindro en el que se elaboraba esta delicia. En todas las casas había una maimona que se colocaba en el centro del puchero y servía para cocinar este dulce. Su elaboración es de lo más sencilla, con unos ingredientes simples que seguramente tendremos en nuestra despensa y nevera, se puede cocinar un postre de los de antes con todo el sabor y textura que marcaron a varías generaciones. Si eres amante de lo auténtico y te apasiona el dulce, toma nota de un postre especial, el bollo maimón, un placer en todos los sentidos.

Ingredientes:

  • 6 huevos
  • 250 gr de azúcar
  • 250 gr de almidón de harina o maicena
  • La ralladura de un limón
  • Azúcar glass para la cobertura

Cómo preparar un bollo maimón

  1. El bollo maimón es un postre tradicional que dispone de una elaboración sencilla, es perfecto como merienda o desayuno, se cocina y prepara tan rápidamente que es una solución de emergencia de 10.
  2. Separaremos, en primer lugar, las yemas de las claras. Con la ayuda de unas varillas eléctricas vamos a montar las claras hasta que queden a punto de nievo, lo más firmes posibles. Este será uno de los secretos para crear este bizcocho esponjoso tan especial.
  3. Las yemas las vamos a mezclar con el azúcar. Conseguiremos una especie de crema pálida que casi habrá doblado su tamaño, sin dejar de batir estos dos ingredientes hasta que el azúcar esté totalmente disuelto.
  4. Rallamos la cáscara de un limón evitando la parte blanca que puede darle mal sabor al plato. Esta ralladura irá directamente a las yemas con el azúcar. Las batimos hasta aromatizar por completo esta mezcla.
  5. Mezclaremos las dos masas, la de las claras y las yemas. Este paso es importante, debemos ir con cuidado y utilizar la espátula para evitar que las claras pierdan volumen. Se trata de un tipo de bizcocho muy esponjoso.
  6. Llega el momento de la maicena. La vamos a ir añadiendo cucharada a cucharada sin prisa, pero sin pausa. Sin parar de remover para que se integre perfectamente a la masa, no debe quedar ningún grumo y debemos tener una masa fina y delicada.
  7. Engrasamos el molde o lo forramos de papel vegetal para que no se pegue la masa. La vertemos en el molde y horneamos a 190º hasta que el bollo esté en su punto, puede tardar unos 30 minutos.
  8. Dejaremos que repose y cuando esté frío lo cubrimos con un poco de azúcar glass. El sabor, la textura y el aroma de este postre es increíble.