Inicio Actualidad Receta de buñuelos de harina de garbanzo

Receta de buñuelos de harina de garbanzo

Los buñuelos de harina de garbanzo son una manera saludable de incorporar a nuestro menú semanal un poco más de legumbres. Estos buñuelos se basan en una receta tradicional, pero en lugar de cocinarse con harina convencional se utiliza la de garbanzo. Este plato es ideal para intolerantes al gluten, además de ser sencilla, el resultado es espectacular. Se trata de unos buñuelos que tendrán el sabor del queso y la esponjosidad y textura necesaria para convertirse en una pequeña tapa repleta de buenas vibraciones. Toma nota de cómo se cocinan unos buñuelos de harina de garbanzo impresionantes.

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 1 cucharada de nuez moscada
  • ½ cucharadita de café de jengibre
  • 150 gr de harina de garbanzo
  • 3 cucharadas de levadura en polvo
  • 3 cucharadas de parmesano
  • Aceite de freír
  • Sal

Cómo preparar buñuelos de harina de garbanzo

  1. Empezamos estos exquisitos buñuelos preparando la base. Batiremos los huevos con una pizca de sal, la pimienta, la nuez moscada y un poco de jengibre. Estos ingredientes les darán a estos huevos el aroma necesario para crear el primer paso hacía unos buñuelos de escándalo.
  2. Tamizamos la harina y vamos incorporándola a la masa con la levadura. La cantidad de harina de garbanzo es un poco orientativa, debemos tener en cuenta que es un poco más densa que la convencional, dependiendo de nuestros gustos podemos ponerle un poco menos.
  3. La masa deberá quedar espesa, sin ningún grumo y con una textura de bechamel un poco más compacta. Para darle el sabor a estos buñuelos le pondremos unas cucharadas de parmesano, 1 por cada huevo. Podemos poner otro ingrediente que nos guste, un poco de jamón cortado a taquitos o unas gambas peladas y troceadas.
  4. Con una buena base de buñuelos de harina de garbanzo las posibilidades del relleno suelen ser casi infinitas. Cuando tenemos todos los ingredientes bien integrados, llega el momento de darles forma.
  5. Preparamos el aceite para freír, lo vamos calentando hasta que tenga una temperatura uniforme. Uno de los secretos de cualquier tipo de buñuelo es disponer del aceite bien caliente para que se doren y cocinen mucho mejor.
  6. Vamos añadiendo pequeñas porciones de la masa que vamos creando con la ayuda de una cuchara. Cuando estén dorados los buñuelos y haya aumentado su tamaño por efecto de la levadura los vamos retirando. Los colocamos sobre papel absorbente para que eliminen el aceite sobrante.
  7. Servimos con una mayonesa  o una salsa de tomate casera. Tendremos preparados unos buñuelos fáciles y saludables.