Inicio Actualidad Receta de butifarra blanca casera

Receta de butifarra blanca casera

La butifarra es un clásico embutido fresco que se hace con carne de cerdo picada y condimentada con sal y especias. Aunque hay diferentes tipos, la receta de la butifarra blanca casera es sencilla y se obtienen buenos resultados en el hogar. La butifarra tiene su origen en Cataluña. Su nombre original es “botifarra”.  Se dice que esta preparación tiene aproximadamente 700 años. A lo largo de este tiempo se han creado diferentes clases que varían según los ingredientes que se añadan al prepararla.

La presentación más común de la butifarra son piezas individuales de cuatro o cinco centímetros de grosor y de 20 a 30 de longitud. Aunque se pueden comprar butifarras comerciales, las que tienen un mejor sabor siempre son las elaboradas de forma casera.

El cerdo, el principal ingrediente de la butifarra blanca, contiene proteínas de alto valor biológico. El consumo de proteínas es indispensable, ya que son necesarias para la formación y regeneración de los tejidos. También intervienen en el desarrollo de la masa muscular y en el fortalecimiento del sistema inmune.

La carne de cerdo también posee vitaminas del grupo B y minerales como el hierro, el zinc, el fósforo y el potasio. Estos nutrientes colaboran con distintos procesos del organismo. Otra característica positiva es que el contenido de sodio del cerdo es bajo, cualidad que se mantiene si cocina con sal moderada.

Ingredientes:

  • 1 kg de lomo o pierna de cerdo
  • 500 g de panceta o de tocino
  • 20 g de sal
  • 20 g de pimienta blanca
  • 20 g de pimienta negra
  • 3 dientes de ajo
  • 100 g de pimienta de cayena
  • Tripa
  • Cuerda

Cómo preparar butifarra blanca:

  1. Preparar la tripa. Si viene salada, retirar la sal enjuagando con agua.
  2. Reservar la tripa manteniéndola húmeda para que se mantenga flexible. De esta manera no se romperá al rellenarla.
  3. Picar la carne y el tocino en trozos pequeños. Moler o pasar por el procesador de alimentos. Los trozos no deben ser diminutos.
  4. Amasar las carnes con los condimentos, la sal, las pimientas y el ajo molido hasta integrarlo todo.
  5. Colocar la tripa en la embutidora y amarrar el extremo externo.
  6. Ir rellenando con cuidado la tripa hasta terminar.
  7. Atar el otro extremo. Extraer el aire con ayuda de un tenedor de puntas finas o utensilio similar. Dejar en sitio fresco y seco.

Esta butifarra blanca casera será, con seguridad, un éxito en tu mesa. Quedará mejor aún si puedes acompañarla con un vino blanco para disfrutar como tapa. Sin duda podrás compartir gratos momentos alrededor de este plato. Además, puedes utilizarla como base para otras recetas más complejas.