Inicio Actualidad Receta de Calabaza gratinada con parmesano y albahaca

Receta de Calabaza gratinada con parmesano y albahaca

Una delicia sana y reconfortante, la calabaza gratinada con parmesano y albahaca viene perfecta para disfrutar en cualquier día del año; sobre todo en las épocas más frías. Se trata de una receta fácil de preparar, con ingredientes de muy sencillos. De sabor suave, cremoso y delicado, este plato no puede faltar en el menú semanal. La calabaza cuenta con propiedades que la hacen un alimento imprescindible en la despensa. Es buena para disminuir los niveles de tensión arterial, gracias a su contenido en potasio. Aporta fibra y vitamina C, aliadas a la hora de proteger el corazón de enfermedades causadas por el colesterol malo.

El hermoso color naranja de la calabaza se debe a los betacarotenos, sustancias esenciales antes, durante y después del embarazo. Estos actúan como antioxidantes, ayudando al organismo a combatir los efectos negativos de los radicales libres. Junto a la vitamina C, refuerzan el sistema inmune. Por eso, se recomienda el consumo de calabaza en época invernal, para prevenir infecciones propias de la estación fría.

 Ingredientes:

  • ½ kilo de calabaza
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 120 gr de queso parmesano rallado
  • 1 puñado de hojas de albahaca
  • 1 taza de crema de leche
  • 1 cucharadita de curry
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Pan rallado
  • Sal y pimienta

Preparación de calabaza gratinada con parmesano y albahaca:

  1. Pelar la calabaza y cortarla en dados pequeños.
  2. Picar la cebolla.
  3. Colocar todo en un recipiente.
  4. Condimentar con sal, pimienta y curry. Mezclar para que se impregnen los sabores.
  5. Cortar el ajo por la mitad, pinchar con un tenedor y untar la base de una fuente apta para horno.
  6. Luego untarla con la mantequilla.
  7. Colocar la calabaza y la cebolla en la fuente cuidando que cubran toda la base.
  8. Mezclar la mitad del queso parmesano con la crema de leche y la albahaca picada.
  9. Cubrir las verduras con la preparación.
  10. Llevar a horno moderado, previamente precalentado, durante 40 minutos.
  11. En otro recipiente, mezcla el resto del queso parmesano con el pan rallado.
  12. Retirar la fuente del horno y espolvorear con la mezcla.
  13. Volver a hornear durante 10 minutos más, a horno fuerte para que se forme una costra dorada.
  14. Servir la calabaza gratinada con parmesano y albahaca caliente o tibia.
  15. La crema de leche se puede reemplazar por queso crema o leche evaporada.

La calabaza gratinada con parmesano y albahaca es una receta bien otoñal, que encantará a todos en casa. El delicado sabor de este plato lo convierte enseguida en el favorito de la familia.