Inicio Actualidad Receta de Champiñones con bechamel gratinados

Receta de Champiñones con bechamel gratinados

Los champiñones con bechamel gratinados son una delicia en todos los sentidos. Un pequeño bocado ideal para las fiestas de Navidad que nos permitirá disfrutar de unos champiñones especiales. En una temporada de setas y champiñones especialmente beneficiosa, podremos emplear estos exquisitos frutos de la tierra para crear un aperitivo original y delicioso. Para completar la base de champiñones les añadiremos un poco de queso y una bechamel que combinará a la perfección con ese sabor discreto y delicado. Toma nota de cómo se preparan unos champiñones con bechamel gratinados, son una auténtica delicia en todos los sentidos.

Ingredientes:

  • 250 gr de champiñones
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 25 gr de mantequilla
  • 10 gr de harina
  • 200 ml de leche entera
  • Nuez moscada
  • 50 gr de queso parmesano
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra

Cómo preparar champiñones con bechamel gratinados

  1. Empezaremos esta receta precalentando el horno a 180º de esta manera lo tendremos listo a la hora de recibir una bandeja de champiñones de excepción.
  2. Seguimos con el ingrediente estrella, los champiñones. A la hora de preparar estos bocados deberemos tener en cuenta que estarán lo más limpios posibles. Con un trapo húmedo vamos quitando la tierra o impurezas que puedan tener.
  3. Los dejaremos enteros, si son muy grandes los podemos cortar en dos, aunque mejor tener una buena ración de aperitivo.
  4. Pelamos y picamos muy finitos el ajo y la cebolla. En una sartén con un poco de mantequilla y aceite, empezaremos a pochar estos dos ingredientes a fuego lento.
  5. En el momento en que la cebolla la tenemos transparente, añadiremos la harina. Removeremos para que se tueste un poco y nos dispondremos a hacer la bechamel.
  6. Una de las claves para conseguir una buena bechamel será disponer de la leche ya caliente. De esta manera se ligará más fácilmente y obtendremos un resultado de cocinero profesional.
  7. Con unas varillas vamos removiendo evitando que se genere ningún grumo. Cuando tenemos la consistencia adecuada, rectificaremos de sal y pimienta. Le pondremos un poco de nuez moscada, le da el acabado perfecto a la bechamel.
  8. Ponemos los champiñones en una fuente para horno. Los disponemos de tal forma que cada uno tenga su espacio, teniendo en cuenta que los repartiremos en porciones individuales.
  9. Sobre cada champiñón ponemos un poco de queso. Cubrimos con la bechamel y añadimos más queso rallado por encima.
  10. Horneamos los champiñones a 180º durante unos 25 minutos. La capa superior se habrá tostado y los champiñones se habrán cocinado a la perfección. Serviremos en frío o en caliente, estarán igual de deliciosos.