Inicio Actualidad Receta de chips de ajo

Receta de chips de ajo

Los chips de ajo constituyen un toque ideal para darle a las comidas un sabroso punto gourmet. Son muy sencillos de hacer y se pueden reservar durante semanas siempre que estén secos. El ajo es indispensable para condimentar innumerables platos; estos chips son otra forma de usarlo como protagonistas.

Para aprovechar mejor todas sus virtudes se recomienda comer ajo crudo. Pero, como es algo difícil de realizar debido a su fuerte sabor, estos chips son una buena opción para consumir este saludable producto.

El ajo en la cocina es tan común que pocas veces se piensa en los enormes beneficios que brinda a la salud. Tiene propiedades bactericidas, fungicidas, depurativas y antisépticas, sobre todo gracias a una sustancia llamada alicina, que elimina numerosos virus y bacterias.

Las propiedades del ajo fueron descubiertas hace siglos, siendo utilizado primero como remedio antes que como condimento.  Además de ser un antibiótico natural, el ajo es bueno para prevenir cardiopatías, disminuir el colesterol en sangre y combatir la hipertensión.  También es un potente antioxidante y ayuda a bajar de peso.

Ingredientes:

  • 1 cabeza de ajo
  • Spray vegetal

Opcional:

  • Papel manteca o antiadherente
    Sal gruesa

Cómo preparar chips de ajo:

  1. Precalentar el horno a temperatura baja.
  2. Elegir una cabeza de ajo con los dientes bien grandes y en lo posible sin brotes verdes.
  3. Pelar los dientes de ajo y quitarles el brote blancuzco que tiene en el centro, ya que causa indigestión.
  4. Cortar los dientes de ajo en lonchas bien finas, todas del mismo grosor, con un cuchillo afilado o mandolina.
  5. Rociar una placa para horno con el spray vegetal y colocar si se desea un rectángulo de papel antiadherente.
  6. Situar las rodajas de ajo una al lado de la otra, sin sobreponerlas, hasta cubrir la placa.
  7. Si se desea, espolvorear con sal gruesa.
  8. Llevar la placa al horno hasta que los ajos estén dorados. Controlar que no se quemen o queden crudos por dentro.
  9. Lo ideal es que los chips queden crujientes, secos y dorados por ambos lados. El tiempo de cocción es de 10 minutos aproximadamente, aunque dependerá de cada horno.
  10. Retirar y dejar enfriar sobre papel absorbente.
  11. Servir en un cuenco para que cada comensal lo añada a su plato.
  12. Los chips se pueden guardar en un frasco limpio y seco durante dos semanas.

Los chips de ajo son perfectos para aromatizar ensaladas, guisos, pasta o lo que se te ocurra. También puedes picarlos, molerlos y mezclarlos con hierbas aromáticas ¡Dale vida a tus comidas con esta sencilla receta!