Inicio Actualidad Receta de croquetas de calabaza y queso

Receta de croquetas de calabaza y queso

Las croquetas de calabaza con queso son una tapa sencilla y saludable. Los amantes del queso van a disfrutar con un interior cremoso y bien estructurado que aparecerá después de un bocado crujiente. La grandeza de sabores que se consigue mezclando algo dulce y salado es impresionante. La calabaza es un ingrediente que utilizamos en postres y cremas, pero con recetas como ésta, la podemos llevar a otro nivel. Combinada con un queso parmesano, su dulzor quedará perfectamente equilibrado, fusionándose en toda una explosión de sabores deliciosos. Toma nota de esta receta de croquetas, te llevará hasta un éxito culinario sin precedentes.

Ingredientes:

  • 550 gr de calabaza
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cebolletas
  • 150 gr de queso parmesano rallado
  • Pimienta negra
  • Pan rallado
  • Huevo
  • Aceite de oliva

Cómo preparar croquetas de calabaza y queso

  1. Empezamos preparando uno de los ingredientes principales. Pelamos y cortamos la calabaza en dados del mismo tamaño. Podemos cocinarlas con agua y un poco de sal en un cazo o en el microondas a máxima potencia. En el caso de hacerla al microondas necesitamos un recipiente apto y unos 10 minutos. Reservamos la calabaza mientras seguimos preparando el resto de los ingredientes.
  2. Para darle un punto de sabor, pelaremos y picaremos los ajos y las cebolletas. Estos dos ingredientes serán el fondo de verduras necesario. Los pochamos en una sartén con un poco de aceite hasta que estén tiernos. Es mejor que se cocinen a fuego suave.
  3. Cuando estén dorados le añadiremos la calabaza. Mientras se va preparando con la ayuda de un tenedor iremos aplastando la calabaza que ya estará tierna y mezclando todos los ingredientes hasta conseguir una pasta compacta.
  4. Colocamos esta mezcla en un bol y le ponemos pimienta negra recién molida. A continuación, incorporamos el queso parmesano rallado, uno de los protagonistas de esta receta. Si está recién rallado mucho mejor, conservará toda su intensidad.
  5. Dejaremos que esta mezcla se enfríe antes de empezar a darles forma. Con las manos vamos haciendo las bolitas y reservamos. Cuando estén todas listas las empanamos.
  6. Batimos el huevo y pasamos las croquetas por él, a continuación, las rebozamos en el pan rallado y las vamos colocando en una bandeja.
  7. Calentamos el aceite para freír, es importante que esté en su punto, para que nos quede un rebozado perfecto. Freímos las croquetas y las servimos con un poco de mayonesa o salsa de tomate, estarán increíbles. Si queremos hacerlas más ligeras en lugar de freírlas las podemos preparar al horno, a 180º tardarán unos 20 minutos en estar doraditas.