Inicio Actualidad Receta de croquetas de pollo sin bechamel

Receta de croquetas de pollo sin bechamel

¿Se pueden elaborar croquetas de una forma ligera? A continuación, veremos una receta tradicional y con toque original: croquetas de pollo sin bechamel. Se trata de una opción diferente, ya que no lleva el ingrediente típico de las croquetas. En muchos casos hay comensales que quieren variar de la bechamel, intolerantes a la lactosa o que desean probar opciones diferentes. Para todos estos casos, es posible elaborar croquetas de pollo sin bechamel, y además resultan mucho más ligeras y sanas.

Es momento de animarse a combinar y reemplazar ingredientes para mejorar platos y lograr el mejor resultado. En este caso, unas deliciosas croquetas de pollo más sanas. La ventaja, además de lo original y natural, es que sirve como cocina de aprovechamiento, para utilizar restos de pollo de otras recetas.

Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo grande
  • 500 gr. de patatas
  • 60 gr. de queso rallado tipo emmental
  • 1 ramita de perejil fresco
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta
  • 2 huevos
  • Pan rallado y harina para rebozar

Cómo preparar croquetas de pollo sin bechamel:

  1. Cocer las patatas en agua hirviendo. Para ello, lavar las patatas y ponerlas en una olla con agua y algo de sal, sin quitarle la piel. Cocinar hasta que estén blandas. Escurrir y reservar.
  2. A continuación, cocinar el pollo de la manera preferida sin dejar que se seque demasiado. Desmenuzar la carne y reservar.
  3. En un bol añadir la patata (quitarle previamente la piel) y aplastarla con la ayuda de un pasapurés. Agregar una pizca de sal, pimienta, el perejil picado, el orégano y un chorrito de aceite de oliva.
  4. Mezclar bien los ingredientes hasta que se integren por completo. Echar después el pollo previamente desmenuzado, un huevo batido y el queso rallado. Mezclar bien hasta que se forme una pasta homogénea. Poner a punto de sal.
  5. Una vez que se tiene lista la masa, formar las croquetas con la ayuda de una cuchara. Intentar que queden de un tamaño uniforme para una presentación más bonita.
  6. Rebozar cada croqueta pasándola por harina, huevo batido y pan rallado.
  7. Por último, en una sartén con aceite caliente, echar las croquetas y freírlas. Darlas vueltas para que se doren de manera pareja. Retirar y ponerlas sobre papel absorbente.
  8. Servir calientes.

Estas croquetas sin bechamel son una solución práctica para cualquier comida y gustarán a todos en casa. No dejes de probar esta opción deliciosa y original. Es una alternativa a las croquetas tradicionales que no te decepcionará.