Inicio Actualidad Receta de escalivada de pimientos y berenjenas

Receta de escalivada de pimientos y berenjenas

La escalivada es un método de cocción saludable y suele utilizarse para preparar diversas hortalizas o verduras. A continuación, veremos la receta de una deliciosa escalibada de pimientos y berenjenas. Dependiendo del espacio, las comodidades y el tiempo, la cocción puede hacerse en las brasas, en el horno o en la llama de la cocina. De cualquier forma, resulta un plato sabroso y nutritivo, ideal para preparar en casa.

Esta elaboración es típicamente catalana, aunque con el tiempo se ha hecho popular en otras regiones españolas como Valencia o Murcia. Básicamente se trata de verduras asadas; las más típicas son las berenjenas, pimientos, tomates y cebollas.

Es importante contar con materia prima de calidad, de manera que la escalivada de pimientos y berenjenas salga más apetitosa. Dependiendo de la cantidad de personas a comer, las cantidades variarán. Hay que recordar que al tratarse de verduras y ser ligeras, siempre es mejor cocinar un poco más abundante.

Ingredientes:

  • Berenjenas grandes
  • 1 pimiento rojo carnoso
  • 1 pimiento verde grande
  • Cebollas
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal al gusto
  • Ajo (opcional para presentar)

Cómo preparar escalivada de pimientos y berenjenas:

  1. En primer lugar, preparar las verduras. Para ello, lavar bien los pimientos, las berenjenas y la cebolla.
  2. A continuación, se untan generosamente los vegetales con aceite de oliva y se procede a la cocción.
  3. El siguiente paso, depende de cómo se prefieran hacer: si se cocinan en la llama de la cocina (le dará un toque más ahumado similar a las brasas), se deben poner en la llama y darlas vuelta para que se asen de horma uniforme. Si bien la piel se quemará, hay que evitar que se queme la pulpa.
  4. Si se cocinan al horno, una vez engrasadas colocar las verduras en una bandeja para horno. Hacer unos cortes pequeños a las berenjenas y hornear a 200º durante 35 minutos, dando vuelta para que se doren de ambos lados.
  5. Una vez que estén cocidos los vegetales, tanto a la llama como al horno, envolver en papel de diario para quitarles la piel más fácilmente.
  6. Cuando se enfríen, sacarle la piel y cortar en tiras ¡Ojo! No meter las verduras debajo del grifo porque perderán su sabor.
  7. Colocar las verduras en una fuente, salar y echar un chorro de aceite de oliva. Si se desea, se pueden añadir unos ajos bien picados y el resultado es perfecto.

¿Qué más se puede pedir? Una receta fácil, nutritiva y ligera para deleitarse. No dejes de prepararla, es deliciosa y siempre es bueno incorporar vegetales a la dieta familiar. Anímate a hacerla y te encantará.