Inicio Actualidad Receta de Fritillas manchegas

Receta de Fritillas manchegas

Las fritillas manchegas es un postre tradicional con nombre propio. Se trata de una receta de la abuela de esas que nos transportarán a unas meriendas llenas de amor y de buenos ingredientes. Las fritillas tienen una elaboración básica que las convierte en un postre, desayuno o merienda de emergencia. La composición de esta exquisita pasta que se caracteriza por estar frita es de lo más sencilla, con un poco de agua, levadura y harina, podremos crear unas tortitas que rebozaremos en azúcar o miel, de excepción. Toma nota de cómo se preparan las auténticas fritillas manchegas, un postre fácil de cocinar y realmente delicioso.

Ingredientes:

  • 2 vasos de agua
  • ½ paquete de levadura fresca
  • Harina
  • Aceite para freír
  • Azúcar o miel

Cómo preparar fritillas manchegas

  1. Para esta receta usaremos la levadura fresca, es más efectiva y se suelen conseguir resultados más rápidamente. La ventaja de este producto es que al calentarse se activa y proporciona una actuación casi que de inmediato. Las fritillas son un postre que se cocina al momento y se suelen comer en caliente, nos interesa tenerlas listas antes. Con levadura normal puede quedar igual bien si dejamos que reposen unos minutos.
  2. Diluimos la levadura en un vaso de agua tibia, no deberá estar muy caliente o puede acabar con los efectos de este ingrediente. Necesitaremos unos dos vasos de agua para conseguir diluirla por completo.
  3. Cuando tenemos la levadura lista la colocamos directamente en un bol, empezaremos a añadir la harina. Este tipo de recetas no tienen una cantidad marcada, depende del tipo de harina y de la capacidad de absorción del agua necesitaremos más o menos. Esta es la parte más delicada de la receta.
  4. Vamos amasando hasta conseguir una masa que no se nos pegue a los dedos y se pueda trabajar con facilidad. Si añadimos demasiada harina las fritillas pueden quedar demasiado duras, en caso de suceder, podemos ponerle un poco más de agua.
  5. Podemos dejar que repose unos 10 minutos la masa para que quede más esponjosa. Le daremos la forma de bolitas y con el rodillo las aplastamos.
  6. A medida que vayamos teniendo estas tortillas listas, vamos preparando la freidora. Vamos a ir poniendo las fritillas con el aceite bien caliente. Les daremos la vuelta rápidamente para que no se quemen, son una masa muy fina.
  7. Cuando estén listas las colocamos sobre papel absorbente para que eliminen todo el exceso de aceite. Espolvoreamos con azúcar o miel por encima. Este dulce esta especialmente indicado para comer con una buena taza de chocolate caliente.