Inicio Actualidad Receta de Leche evaporada casera

Receta de Leche evaporada casera

La receta de leche evaporada casera es ideal para disponer de ese ingrediente estrella que convierte un postre convencional en algo maravilloso. Esta leche consigue condensar en una sola cucharada lo mejor de este producto lácteo. Al contrario que la leche condensada que conserva una textura contundente y un grado de dulzor elevado, en este caso, lo que conseguimos es eliminar toda el agua que contiene. Esta leche será mucho más intensa y nos ofrecerá de forma especial todas las buenas propiedades de este alimento. Atrévete a darle más consistencia a esos postres y salsas caseros que tanto te gustan, toma nota de cómo se preparar una deliciosa leche evaporada.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche entera

Cómo preparar leche evaporada casera

  1. La leche evaporada casera es mucho más fácil de preparar de lo que podríamos pensar. Se trata de un proceso que necesita una buena materia prima, en este caso las proporciones son por cada litro de leche entera obtendremos 400 ml de leche evaporada. Además de la leche, necesitaremos una cacerola ancha para poder remover con facilidad.
  2. Vamos a colocar la leche en la cacerola, es importante que tenga un tamaño adecuado en este proceso la idea es que empiece a hervir para poder ir removiendo con cuidado con la mayor facilidad posible.
  3. Ponemos el fuego a máxima potencia, nos interesa que rompa a hervir lo antes posible para conseguir el efecto deseado.
  4. Cuando empiece a hervir será el momento adecuado para bajar el fuego, antes de que la leche se pueda salir de la cacerola. Es importante estar atento a este proceso para evitar que se salga y tengamos que empezar a nuevo para poder obtener esta exquisita leche evaporada.
  5. Removeremos a fuego lento de vez en cuando. La mejor manera de remover la leche es con una cuchara de madera, se evita que se forme la nata que no es el objetivo principal de esta técnica.
  6. La leche evaporada necesitará una hora y poco más para quedar bien. El resultado deber ser un líquido más espeso y de un color más oscuro. La leche perderá la cantidad de agua que tiene y se quedará solo con lo esencial, dando lugar a una salsa que coceremos con cuidado.
  7. Antes de poder emplear nuestra leche evaporada en infinidad de recetas la deberemos pasarla por un colador. Aunque hayamos estado pendientes siempre pueden quedar algunas impurezas en el fondo que deberemos evitar para obtener un mejor resultado en nuestras recetas especiales.