Inicio Actualidad Receta de Mermelada de Kumquat

Receta de Mermelada de Kumquat

La mermelada de Kumquat es un complemento perfecto de cualquier desayuno o salsa dulce. El kumquat es un tipo de naranja muy especial, la también llamada naranja china, tiene unas dimensiones un poco más pequeñas que la convencional. Un poco más alegadas y con un sabor dulce marcado, la cantidad de vitamina C de este producto está por encima de las convencionales. Preparar una mermelada es una forma perfecta de conseguir comer esta delicia durante todo el año. Toma nota de esta técnica y empieza a cocinar una deliciosa mermelada de kumquat que cubrirá de gloria cualquier tostada.

Ingredientes:

  • 300 gr de kumquats
  • 1 naranja
  • 150 gr de azúcar
  • 40 ml de ron añejo

Cómo preparar mermelada de kumquat

  1. Estas naranjas chinas tienen un tamaño bastante más pequeño y además su piel es más fina. Las limpiaremos bien, evitando que quede ninguna impureza. Si tuviesen rabo se lo quitamos.
  2. Pelaremos las naranjas y las cortaremos en trozos muy pequeños. La mermelada se preparará en menos tiempo y conseguiremos un efecto mucho más elegante con trocitos del mismo tamaño.
  3. Los kumquats los cortaremos directamente en rodajas y les quitaremos las semillas con cuidado. Esta naranja china es la verdadera protagonista de esta receta, emplearemos el tiempo necesario para que esté perfecta.
  4. En una cazuela ponemos la naranja troceada, los kumquats en rodajas, el azúcar y un poco de ron. Le añadimos el licor para darle un punto más especial, podemos prescindir de este paso. Aunque para algunas salsas y tostadas más selectas el sabor que le dará es de lo más apetecible.
  5. Mezclaremos todo bien y lo dejamos macerar. Los jugos deberán mezclarse antes de añadirle el calor. En unas cuatro horas este proceso estará más que asentado, podemos dejarlo el día antes y empezar a cocinar la mermelada por la mañana, quedará perfecto.
  6. Cuando las naranjas ya hayan macerado lo suficiente, tendremos todo su jugo en la cazuela, será el momento de ponerlas al fuego. Como cualquier mermelada este paso es clave para conseguir el efecto deseado.
  7. En el momento en que empiece a hervir, bajaremos el fuego y dejaremos que se cocine durante unos 40 minutos. Durante este tiempo iremos removiendo de vez en cuando. Comprobaremos como va adquiriendo la consistencia de mermelada tan característica.
  8. Lo retiramos del fuego en ese momento y si nos gusta un acabado más fino, lo trituramos todo directamente. Estará lista la mermelada para envasar y disfrutarla siempre que queramos.