Receta de Níscalos guisados

17

Las setas comestibles son deliciosas y versátiles. Los níscalos guisados son una agradable receta para disfrutar de estos hongos de otoño, también llamados rovellones. Se pueden recoger en una visita al campo, solo hace falta saber reconocerlos bien. Una pista para conseguirlos es que suelen crecer cerca de los pinos.

Propiedades de los níscalos

Los níscalos pertenecen a los alimentos que pueden incluirse en la categoría de ligeros. Son ricos en proteínas y no contienen grasas ni carbohidratos. Las proteínas vegetales tienen la ventaja de ser bajas en grasa y esto minimiza su impacto negativo en el cuerpo humano. De esta forma, son propicios en los regímenes de pérdida de peso.

Una de las vitaminas principales de los níscalos es la vitamina B5. Esta vitamina ayuda a descomponer las grasas y a convertirlas en energía, ayuda a la salud y la buena apariencia de la piel y el cabello. La vitamina B5 también se relaciona con el control del estrés y la función cerebral.

Los níscalos contienen una cantidad importante de fibra, que aporta beneficios para el correcto desarrollo de la digestión, y con ello del aparato digestivo. Contienen hierro, indispensable para producir hemoglobina. El hierro también aumenta la resistencia del cuerpo para protegerlo de enfermedades.

Entre los nutrientes que contienen los níscalos también se encuentran minerales como el potasio, el zinc, el calcio y el yodo. Contienen vitaminas C, D y K, aparte de las del grupo B.

Receta de níscalos guisados

Ingredientes:

  • Un kilo de níscalos
  • Una cebolla grande
  • Un pimiento rojo
  • Tres dientes de ajo
  • 120 ml de vino tinto
  • 120 ml de caldo vegetal o de pollo
  • Tomillo
  • Orégano
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo preparar níscalos guisados:

  1. Limpiar los níscalos. Se recomienda quitar los restos de tierra o de cualquier otro elemento extraño con un paño húmedo. Los hongos no deben meterse debajo del grifo, ya que absorben el agua.
  2. Cortar los níscalos en trozos grandes.
  3. Picar la cebolla en cuadritos pequeños. Calentar una sartén con un chorrito de aceite de oliva y pochar.
  4. Cortar el pimiento en cuadritos y añadir a la sartén cuando la cebolla se haya transparentado. Después, añadir los ajos picados muy finamente.
  5. Agregar los níscalos a la sartén. Remover cuidadosamente para no romperlos y agregar el vino y el caldo vegetal. Agregar tomillo y orégano al gusto.
  6. Dejar que los líquidos se reduzcan cocinando a fuego bajo.

Los níscalos guisados se pueden servir con pan.

Summary

recipe image
Recipe Name
Níscalos guisados

Published On
Total Time