Inicio Actualidad Receta de Pan milagro

Receta de Pan milagro

El pan milagro tiene una forma de preparación tan rápida, que en muy poco tiempo es posible disfrutar de una rebanada tibia y esponjosa del mas delicioso pan casero. Lleva ese nombre justamente por lo fácil y rápido que es hacerlo. Es increíble como con unos pocos ingredientes se obtenga tan perfecto resultado. La receta es muy práctica incluso para los que no tienen experiencia en la cocina; además de su facilidad de elaboración, se trata de una preparación cien por cien saludable.

¿Cómo nació el pan? Fue por pura casualidad, en la prehistoria. El hombre ya conocía los cereales, a los que trituraba y mezclaba con agua para formar una papilla. Cierto día, uno de ellos olvido la papilla en un cuenco sobre el fuego y al volver encontró una torta seca y granulada que sabía muy bien. Tiempo después, los egipcios descubrieron la fermentación con levadura. Así nació el pan fermentado, clave en la alimentación de toda la población.

Con el paso del tiempo la panificación fue evolucionando. Cada cultura perfeccionaba la receta, añadiendo o quitando ingredientes según los gustos, hasta llegar a la gran industria de panificados que conocemos hoy. El pan es fundamental en la dieta. Si es casero mucho mejor, pues no lleva conservantes artificiales y los ingredientes con que se prepara son frescos y naturales. Después, cada cocinero puede darle su toque personal.

Ingredientes:

  • 1 kg de harina común
  • 25 gr de levadura fresca
  • 1 ½ taza de agua tibia
  • 1 cucharada de sal
  • ¼ taza de aceite de oliva

Cómo preparar pan milagro:

  1. Colocar la harina en un bol. Hacer un hueco en el centro y desmenuzar la levadura.
  2. Añadir el aceite.
  3. Unir los ingredientes echando poco a poco el agua.
  4. Amasar durante unos minutos. Por último, incorporar la sal.
  5. Seguir amasando hasta lograr una masa elástica y que no se pegue en las manos.
  6. Darle forma redonda.
  7. Engrasar un poco una cazuela apta para horno, que tenga tapa.
  8. Acomodar el pan allí, hacerle unos cortes en la superficie y espolvorear harina por encima.
  9. Tapar y llevar al horno sin precalentar, a una temperatura de 200º durante 40 minutos.
  10. La corteza tiene que verse dorada.
  11. Retirar del horno y dejar reposar sin destapar durante cinco minutos.
  12. Por último, enfriar sobre una rejilla.

¿Hay algo más reconfortante que el aroma de pan recién hecho? Prepara este rico pan milagro y comprueba su textura y su sabor.