Receta de pasta con salsa de mostaza, un plato original y delicioso

3

La pasta con salsa de mostaza es perfecta para una cena o comida rápida fácil de preparar, con un sabor inesperado. La pasta es uno de los alimentos que más cocinamos, una base que combinamos con salsas más o menos recurrentes, la clásica boloñesa o la contundente carbonara pueden ser demasiado monótonas. De vez en cuando va bien innovar un poco e introducir una serie de sabores inesperados a un ingrediente básico. La mostaza es un imprescindible de cualquier despensa, la utilizamos en bocadillos, hamburguesas y alguna que otra salsa para carne, en esta pasta quedará de vicio. Toma nota de esta receta de pasta con salsa de mostaza, hay que probarla.

Receta de pasta con salsa de mostaza

Ingredientes:

  • 400 gr de macarrones
  • 225 ml de leche
  • 75 gr de queso crema
  • 2 cucharadas pequeñas de mostaza
  • 1 ajo picado
  • 3 cucharadas de harina
  • Queso rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Cómo preparar pasta con salsa de mostaza

  1. Esta receta  se puede preparar con cualquier tipo de pasta, quedará especialmente bien con macarrones y caracolas, la salsa quedará un tanto menos liquida y ayudará a vestir mejor este tipo de ingredientes.
  2. Cocemos la pasta con abundante agua y un puñado de sal. Seguiremos las instrucciones del fabricante hasta conseguir que esté bien hecha. La escurrimos y reservamos para que esté lista a la hora de recibir la salsa.
  3. Seguiremos con la salsa, en cierta manera es una especie de bechamel, la textura y el resultado será parecido. Ponemos un poco de aceite en la sartén. Le añadiremos la harina y removeremos hasta que se haya dorado un poco. Incorporamos la sal y la pimienta.
  4. A continuación, como en cualquier bechamel iremos incorporando poco a poco la leche hasta conseguir la textura deseada. No debemos parar re remover y en este tipo de salsas mejor no tener prisa, para que no queden grumos.
  5. Incorporamos el queso crema y calentamos gasta que esté a punto de hervir. Retiramos del fuego y esperamos que vaya espesando. Tiene un punto más espeso que una bechamel convencional.
  6. Cuando haya ganado consistencia añadimos las dos cucharadas de mostaza y si nos gusta una cucharadita de ajo en polvo. Coceremos un par de minutos y añadiremos queso rallado al gusto para darle mucha más cremosidad a la salsa. Tendrá ese color característico y una textura de lo más apetecible.
  7. Ponemos los macarrones y removeremos bien para que se impregnen bien con la salsa. Tendremos listo un plato de pasta con un sabor sorprendente y apetecible.