Receta de pastel de nata con fresas

6

El pastel de nata con fresas es un postre que va bien en cualquier época y ocasión. Existen dos maneras usuales de prepararlo, con un bizcocho horneado o con una base de galletas sin hornear. Todo dependerá del tiempo que se tenga para preparar esta deliciosa receta.

El secreto de este pastel es la nata montada, que debe ser suave y dulce, en contraste con las fresas. Para lograr una nata firme y que no se reduzca, hay que cuidar su preparación.

En primer lugar, tanto la nata como los utensilios deben estar muy fríos, y después la batida debe ir en velocidad de media a alta. Por último, es mejor usar azúcar glas que el azúcar convencional para endulzar y espesar. 

Ingredientes para el bizcocho:

  • 120 g de harina de trigo
  • 120 g de azúcar
  • 40 gr de mantequilla derretida
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • Sal

Ingredientes para el relleno:

  • 250 g de fresas cortadas en láminas
  • 100 g de azúcar
  • 50 g de azúcar glass
  • 375 g de nata
  • 1 sobre de gelatina en polvo
  • Zumo de un limón
  • Sal

Cómo preparar pastel de nata con fresas:

  1. Precalentar el horno a 170ºC.
  2. Colocar las fresas en el bol, agregar 100 g de azúcar, el zumo de limón y refrigerar durante dos horas.
  3. En una batidora batir los huevos, añadir una pizca de sal y el azúcar.
  4. Mezclar la harina con el polvo para hornear y tamizar. Agregar la harina a la mezcla de la batidora poco a poco, con movimientos envolventes. Incluir la mantequilla derretida con la vainilla y revolver hasta lograr una masa homogénea.
  5. Colocar la mezcla en un molde enharinado y hornear durante 20 minutos.
  6. Se hidrata la gelatina y se mezcla con 60 g de nata. Reservar en la nevera.
  7. En la batidora se mezcla el resto de la nata con el azúcar glas. Cuando esté a punto de montarse se agrega la porción de nata reservada. Se bate hasta espesar y se refrigera.
  8. Cortar el bizcocho a la mitad. Colocar una capa de fresas en la base, luego nata montada, nuevamente fresas y bañar con su jugo. Cerrar con la otra tapa de bizcocho y coronar con nata.
  9. Refrigerar y decorar con fresas enteras.

Si se tiene poco tiempo para preparar un pastel de nata con fresas, se puede sustituir el bizcocho por una base de galletas. En este caso se trituran 80 gr de galleta maría y se mezclan con cuatro cucharadas de mantequilla derretida. Se coloca esta masa en el fondo del molde y se completa con el resto de los ingredientes.