Inicio Actualidad Receta de pechugas de pollo con nata

Receta de pechugas de pollo con nata

La carne de pollo siempre ha resultado muy aceptada porque es nutritiva y es posible elaborarla de diversas formas. Su capacidad de adaptarse a los gustos hace que se la elija como protagonista de muchos platos. Estas pechugas de pollo con nata son un verdadero acierto por su sencillez y rapidez en la elaboración, los nutrientes que nos aportan, y porque resultan deliciosas.

A continuación, veremos la manera de preparar el pollo con una exquisita salsa de nata. La suavidad del pollo se combina con la contundencia de la nata, lo que da como resultado una receta ideal para múltiples ocasiones.

Entre las carnes blancas, la pechuga de pollo aporta grandes valores nutricionales. Es fuente de proteínas y no aporta gran cantidad de calorías; esto  la hace especial para dietas bajas en grasas y a que a su vez sean saludables.

Otra de las ventajas del pollo es su versatilidad. Se puede preparar acompañado de diversos alimentos como arroz, verduras o patatas. Admite, además cualquier modo de cocción: al horno, asado, frito, a la plancha, como entrante o plato principal.

Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo
  • 1 bote de nata líquida
  • 1 cebolla
  • 250 gr. de champiñones
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Cómo preparar pechugas de pollo con nata:

  1. En primer lugar, filetear las pechugas de pollo para después cocinarlas en la sartén. En lo posible, comprarlas ya fileteadas para facilitar la tarea.
  2. Después pelar y cortar la cebolla en dados pequeños. Cortar la base de los champiñones y limpiarlos sin lavarlos. Reservar.
  3. En una sartén, echar unas gotas de aceite de oliva y añadir la cebolla cortada. Sofreír durante cinco minutos hasta que transparenten.
  4. Incorporar los champiñones cortados por la mitad y echar sal y pimienta. Cocinar durante siete minutos a fuego medio, removiendo para que no se quemen hasta que suelten el líquido.
  5. A continuación, añadir la nata líquida y remover. Cocer a fuego bajo unos minutos.
  6. Salpimentar las pechugas de pollo fileteadas y dorarlas a la plancha. Una vez que estén doradas de ambos lados, añadir la carne a la sartén con la salsa de nata.
  7. Dejar que se integren los ingredientes hasta que la nata comience a hervir.
  8. Poner a punto de sal.
  9. Apagar el fuego y servir caliente.

¿No resulta un plato sumamente fácil y tentador? No dejes de prepararlo, es una receta nutritiva, rápida y que gusta a todos. Anímate a hacer esta receta en casa y tendrás una opción excelente para lucirte en la mesa.