Inicio Actualidad Receta de piña rellena de crema catalana

Receta de piña rellena de crema catalana

La piña rellena de crema catalana es un postre que suele prepararse los días de celebración. Una fruta dulce como la piña combinará perfectamente con una crema tan especial como la catalana. De sabor muy intenso y con una capa crujiente recubriendo todo el conjunto, representa un antes y un después en la gama de postres saludables. Combinar la fruta con el dulce puede ser una manera perfecta de cuidarnos y traer a la mesa un plato saludable y delicioso. Si quieres cocinar un postre vistoso, sencillo y sano toma nota de esta piña rellena de crema catalana, queda espectacular.

Ingredientes:

  • 1 piña natural
  • Azúcar moreno
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 500 ml de leche
  • 4 yemas
  • 25 gr de maicena
  • 75 gr de azúcar y dos cucharadas para caramelizar
  • 1 rama de canela
  • La piel de 1 limón

Cómo preparar una piña rellena de crema catalana

  1. Para esta receta utilizaremos una piña natural, se trata de una fruta diurética de fondo dulce y de textura suave que combinará perfectamente con la crema catalana.
  2. Pelamos la piña manteniendo la estructura para que sea más fácil de rellenar. Colocaremos la piña al horno con un poco de mantequilla y el azúcar moreno, de esta manera conseguiremos una leve caramelización que la hará aún más apetecible.
  3. Ponemos la leche en un cazo, nos guardamos medio vaso para poder disolver la maicena. Aromatizamos la leche con la canela en rama y la piel de limón.
  4. Calentamos la leche, mientras se prepara seguimos con la receta de crema catalana. Mezclaremos los huevos con el azúcar. Le añadiremos a esta mezcla la leche con la maicena. Tendremos la base principal que hará espesar esta deliciosa crema.
  5. En el momento en que la leche que se está aromatizando empiece a hervir retiramos la canela y el limón. Vamos uniendo poco a poco las dos mezclas, las ponemos en el fuego con cuidado, evitaremos que el huevo se cuaje y nos quede una crema demasiado sólida.
  6. Batimos con las varillas hasta conseguir una crema catalana perfecta. Para conseguir que quede mucho más fina, cuando la tenemos lista vamos a pasarla por el colador, de esta manera no tendremos ningún grumo y nos quedará mejor presentada.
  7. Colocamos la crema catalana en el interior de la piña. Este postre tiene una crujiente capa por encima que conseguiremos con un par de cucharadas de azúcar. Las quemaremos o gratinaremos hasta obtener una cobertura crujiente. El resultado de este dulce es espectacular.