Inicio Actualidad Receta de Pizza de pera, rucula y queso de cabra

Receta de Pizza de pera, rucula y queso de cabra

La pizza de pera, rúcula y queso de cabra es una exquisita variación gourmet de este popular plato italiano. Su característica principal es el contraste de sabores. Una fruta dulce, acompañada de una hortaliza con toque picante y, de base, el sabor intenso del queso de cabra. Este lácteo reemplaza la salsa de tomate y hace de esta receta una versión original, poco común. La pizza es un plato que puede ser elaborado con una vasta variedad de ingredientes. Gracias a esta flexibilidad se pueden encontrar miles de recetas con incontables juegos de sabores.

La pera es una fruta que aporta azúcares, fibra y un mineral valioso como lo es el potasio. Este es un mineral que impulsa la transmisión nerviosa para generar la actividad muscular. La rúcula es muy rica en fibra, antioxidantes, vitamina C y otros minerales, necesarios para el cuidado de la salud. El queso de cabra, por su parte, es un alimento con bajo contenido en grasa que facilita la digestión, previene la anemia, mejora la flora intestinal y el sistema inmunológico. Una excelente combinación.

Ingredientes:

  • 1 base de pizza casera o comprada
  • 2 peras maduras
  • 200 g de queso de cabra
  • 50 mL de nata
  • 125 g de rúcula
  • Aceite de oliva
  • ½ limón

Cómo preparar pizza de pera, rúcula y queso de cabra:

  1. Precalentar el horno a 200 °C.
  2. En un bol, poner la nata y el queso de cabra. Con la ayuda de un batidor de varillas, batir muy bien hasta que la mezcla esté homogénea.
  3. Lavar, pelar y cortar las peras en trozos planos y alargados. Colocarlas en una fuente.
  4. Exprimir el limón y verter el zumo sobre las peras para que no se oxiden. Reservar.
  5. Lavar muy bien la rúcula y dejar escurrir. Reservar.
  6. Cubrir la base de la pizza con la mezcla de queso de cabra y la nata.
  7. Colocar los trozos de pera esparcidos sobre la pizza.
  8. Ir poniendo la rúcula sobre la pizza y esparcir un poco más de la mezcla de queso de cabra sobre por encima.
  9. Hornear durante 10-15 minutos sin dejar que se tueste mucho la masa de la pizza.
  10. Servir en caliente, con el queso derretido.

Organiza una tarde divertida en casa y destácate con una merienda llena de sabor y originalidad. Si lo prefieres, puedes añadirle más sabores como nueces, cortes de jamón serrano u otros que desees combinar. No habrá un solo invitado que se resista a comer tus pizzas.