Inicio Actualidad Receta de tarta de queso y melocotón

Receta de tarta de queso y melocotón

Esta receta de tarta de queso y melocotón es una delicia. Especial para presentar en celebraciones o para coronar una reunión familiar. Sus ingredientes consiguen que sea un postre sumamente suave y que logre una textura exquisita. Entre otras cosas, porque la combinación del queso crema con la fruta se saborea en el paladar.

Es una receta especial para los niños, sobre todo por el dulzor y la frescura que le otorga el melocotón. Es un postre fácil de hacer y en muy poco tiempo. Si bien aquí se elabora con queso mascarpone, puede reemplazarse por otro queso crema y resulta perfecto también.

Ingredientes:

  • 4 yemas de huevo
  • 1 tarrina de queso mascarpone (opcional: tipo Philadelphia)
  • 1 bote de melocotón en almíbar
  • 125 gr. de harina
  • 75 gr. de mantequilla
  • 500 ml. de nata
  • 180 gr. de azúcar
  • 3 hojas de gelatina
  • Zumo de 1 limón

Cómo preparar tarta de queso y melocotón:

  1. En primer lugar, poner la gelatina a hidratar. Para ello ponerla en remojo en agua fría y una vez que se ablande diluirla en el zumo de limón.
  2. Después poner la harina junto con la mantequilla pomada y 30 gr. de azúcar en un bol. Añadir una yema de huevo y batir hasta que se logre una mezcla homogénea.ema y resulta perfecto tambie la combinacitome consistenc
  3. En un molde circular, extender la preparación y hornear en horno precalentado durante 10 minutos a 180º. Reservar.
  4. A continuación montar la nata con batidora eléctrica.
  5. En un bol, mezclar el queso mascarpone, el resto del azúcar y las 3 yemas de huevo restantes. Batir los ingredientes hasta que se integren y añadir la gelatina diluida en el zumo de limón.
  6. Mezclar la preparación con la nata previamente montada. Hacerlo poco a poco con movimientos envolventes para evitar que pierda la consistencia.
  7. Por último añadir los melocotones cortados en trozos pequeños, reservando uno para decorar.
  8. Verter esta crema encima de la masa anteriormente cocida y decorar con los gajos de fruta reservados.
  9. Tapar la tarta con papel film y llevar a la nevera durante seis horas para que adquiera mayor consistencia y se enfríe.
  10. Servir la tarta bien fría decorada con unas hojas de menta.

Esta tarta de queso y melocotón es muy fácil de hacer y siempre gusta mucho. No dejes de probarla y comprobarás que siempre tiene éxito si la sirves en cualquier ocasión. Es sabrosa, fresca y muy cremosa. Su consistencia es suave y tiene una linda presentación ¡Anímate a incorporarla a tu cocina!