Inicio Actualidad Receta de Tarta de turrón blando sin horno

Receta de Tarta de turrón blando sin horno

La tarta de turrón blando sin horno es un postre ideal para estas fechas. Entre los turrones más demandados está el blando con una elaboración a base de frutos secos. Ese sabor característico y textura lo hacen ser odiado o amado. Hay personas que esperan estas fechas para poder disfrutarlo y otras que lo apartan de las cestas de Navidad a la espera de que alguien se lo coma. Este clásico no puede pasar desapercibido, nada mejor para incluirlo en una celebración navideña que dándole un final feliz. Toma nota de cómo preparar una tarta de turró blando sin horno que siempre quedará de maravilla.

Ingredientes:

  • 500 gr de nata líquida
  • 1 sobre de cuajada
  • 1 vaso de leche
  • 1 tableta de turrón blanco
  • Caramelo líquido
  • 1 paquete de galletas
  • 70 gr de mantequilla

Cómo preparar tarta de turrón blando sin horno

  1. Para esta tarta de turrón blando prepararemos una base convencional y sencilla a base de galletas. En un bol colocamos la mantequilla fundida, le añadiremos las galletas previamente trituradas hasta formar una masa compacta.
  2. Colocamos la base de galletas en un bol desmoldarle mientras seguimos con la receta. Reservaremos en la nevera para que vaya cogiendo consistencia.
  3. Seguimos con el relleno, troceamos el turrón blando. Lo pondremos en un cazo con la nata y la leche. Iremos removiendo hasta que se vaya fundiendo. Esta receta no lleva azúcar añadido, es mejor no ponerle, tanto el turrón como las galletas ya llevan una buena cantidad. Si nos apasiona ese sabor podemos ponerle un par de cucharadas, aunque no hará falta.
  4. En un vaso disolvemos la cuajada con un poco de leche, de esta manera conseguiremos que no queden grumos y se mezcle mejor con el resto de los ingredientes.
  5. Añadiremos la mezcla de la cuajada a la del turrón con la nata y el resto de la leche que habremos calentado en el fuego. Iremos removiendo hasta que vaya cogiendo consistencia.
  6. Con el relleno espeso ponemos sobre la base de galletas que tenemos en la nevera. Repartimos bien y volvemos a poner en la nevera. Lo ideal de esta tarta es prepararse de un día para el otro, estará perfectamente cuajada y disfrutaremos de todo su sabor.
  7. Para coronarla podemos poner un poco de chocolate rallado por encima o unos frutos secos picados con un poco de azúcar y canela. Tendremos lista una tarta navideña que sorprende por su sencillez, apta para todo tipo de cocineros es un triunfo seguro.